Tiempo de Calidad

En mis pocos años siendo madre he aprendido algo, mamás: que el tiempo se va rápido cuando deseamos que corra lento y que mis hijos serán niños una sola vez en la vida.


Esta lección comenzó en el año 2014 cuando me convertí en madre por primera vez. Mi hija fue mi mayor inspiración y motivación para renunciar a un trabajo over-time y empezar mi negocio propio.

¿Qué resultado quería obtener? Más tiempo con ella. Estar presente en sus momentos más importantes. No fue fácil tomar la decisión. De hecho, fue luego de su primer añito de vida que saqué el valor y me lanzé a la aventura.


No ha sido NADA fácil ser mamá y dueña de negocio pero mi satisfacción y consuelo siempre es y será: estar presente para mis hijos.

Nuestra cultura y generación está acostumbrada a llevar un ritmo de trabajo fuerte por distintas razones que comienzan en el factor económico. Se pasa más tiempo en el trabajo que en el hogar. ¡Y vamos! Yo no renuncié ni escribo esto porque no me guste trabajar mucho. ¡Todo lo contrario! Yo batallo con eso a diario. ¡A mí me encanta trabajar! Yo renuncié a ese ritmo de trabajo porque no estaba viendo a mi hija -que se había convertido en mi prioridad- no porque no me gustara mi empleo.

Quizás tiene que ver con el hecho de que, aunque huérfana de padre, mi mamá y mis abuelos siempre estuvieron presentes (aún lo están, gracias a Dios) todos los días durante mi crecimiento y en mis momentos más importantes. ¡Y eso me hizo feliz! ¡Demasiado feliz! ¡Para nada te escribo estos párrafos con intención convencerte de que hagas lo mismo que yo! Realmente quiero reforzar lo importante que es pasar tiempo de calidad con nuestros hijos.

NO ES INVERTIR DINERO EN ROPA NI JUGUETES, es sentarse, ver una película con ellos, hablar con ellos de camino a la escuela, cenar con juntos, jugar en el patio… ¡Esas son las memorias que perduran! Vamos a dar #TiempodeCalidad. -Karlaimar, #HabemusBaby

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *