Cuando sentimos que la maternidad nos aguanta profesionalmente.

¡Hola a todas!
Hoy les escribo de un tema un poco delicado -o al menos eso pienso- pero sé que muchas mamás que andamos por el camino de emprender por nuestra cuenta hemos sentido y pensado lo mismo.

El tema de esta entrada es  … TAN-TAN-TAAAAN... (redoble, por favor):
Cuando sentimos que la maternidad nos aguanta profesionalmente.

Oh yeah! No me digan que no, si sí. Y para que ninguna mamá sienta remordimientos “all of the sudden”, les voy a hablar exclusivamente de mi experiencia. Luego, si desean, con mucho gusto pueden compartir sus experiencias en el área de comentarios.

Cuando decidí comenzar a trabajar por mi cuenta y desarrollar mi negocio de mercadeo en redes sociales en el 2015, tenía una bebé de 11 meses y pocos días para cumplir el año.

Mi hija fue la motivación y razón número uno para crear mi negocio. Resulta que aunque muy satisfecha con mi trayectoria profesional previo a ser mamá, estaba laborando turnos overtime todos los días en una empresa y el primer año de vida de mi hija fue casi perdido para mí. Ese año a mi hija la crió su papá.

Traté de aguantar lo más que pude pero comencé a deprimirme, mi producción de leche se fue a pique y renuncié.

Comencé con pocas cuentas que -gracias a que mi hija fue una bebé súper tranquila- pude manejar muy bien, pero a los cuatro meses de iniciar esta aventura quedé embarazada de mi segundo hijo.

Sí, estaba muy feliz pero también asustada y con mala barriga. Para este tiempo ya tenía más cuentas y obviamente, no me sentía del todo bien físicamente. También estaba en trámites de abrir mi oficina. Gestor, local, permisos, muebles…

Este segundo embarazo llegó con malestares, seguido por contracciones prematuras y las charlas con mi esposo sobre qué debería tener prioridad en esos momentos, si abrir mi oficina o seguir trabajando remoto (desde casa y visitando a mis clientes) hasta que naciera el bebé y pasaran esos primeros tres meses de vida.

Yo había luchado TANTO por poder costear ese espacio que todo emprendedor desea tener, que me rehusaba a abandonar mi sueño de abrir mi primera oficina (en estos momentos no quiero saber de abrir otra oficina ¡pero eso es tema para otro blog!).

Y sí, tuve que posponer abrir mi oficina hasta que nació mi hijo, un bebé hermoso que me robó el corazón y todo mi tiempo.

Mi hijo no podía estar separado de mí. Tanto así que me sumergí en lecturas sobre la ansiedad por separación en los bebés, y en efecto, bebé no quería estar con otra persona que no fuera mamá.

Mis brazos estaban cansados, mis pezones en carne viva y aprendí a redactar con una sola mano, porque con el otro brazo lo cargaba a él. Mi esposo trabajaba distribuyendo cervezas artesanales en el sur y el oeste de la Isla, por lo que pasaba hasta trece horas fuera del hogar.

No creo necesario tener que decirles que no podía con mi vida.

Increíblemente, a ese ritmo que llevaba, logré conseguir más clientes y con esto convencí a mi esposo -luego de varios intentos fallidos- de que se uniera a mi negocio y me diera una mano en la parte administrativa, con las fotos y coordinando reuniones con los clientes.

Ahora bien, mis tácticas de convencimiento con mi esposo no fueron muy sutiles que digamos. Esas tácticas son la razón de esta entrada al blog.

Estaba exhausta física y emocionalmente, y encima de todo hacía el esfuerzo mega sobrehumano para poder hacer un delivery de excelencia a mis clientes.

Llegaba la noche y con ella mi llanto. Mi esposo aún estaba en la calle y yo lo llamaba así, cansada, sin fuerzas, y llorando le decía que por favor renunciara, que me diera una mano porque no podía con mi vida.

Le decía  que si yo no obtenía ayuda pronto, iba a entregar todas mis cuentas. Obviamente, era mi cansancio hablando y mi esposo cada noche con mucha paciencia me traquilizaba y me recordaba todo el sacrificio que había depositado en mi negocio, la relación con mis clientes y muchos factores reales que me confirmaban lo mucho que me apasiona mi trabajo.

En esos momentos sentía que la maternidad  no me estaba dejando ser la profesional que estaba acostumbrada a ser y esto no se trata de que si uno quiere ser más profesional que madre ni más mujer que madre ni nada de eso.

Se trata de que cuando estamos acostumbradas a trabajar, a ser independientes y a generar un ingreso para nuestro hogar, de momento sentirnos cansadas e incapaces de realizar un trabajo excelente puede ser algo muy fuerte emocionalmente. Adaptarnos a este nuevo estilo de vida es más difícil (imagínese usted, que yo estaba acostumbrada a trabajar cien horas semanales y viajaba todos los días de Hatillo a San Juan).

Don’t get me wrong! Mis hijos son todo para mí y por ellos fue que decidí trabajar por mi cuenta, pero hay que ser realistas, desahogarnos y apoyarnos entre todas.

Hay etapas de la maternidad que son difíciles. Para muchas mamás puede ser la lactancia, para otras aceptar su cuerpo postparto, no tener la misma vida social de antes, no tener ayuda en el hogar, el no querer trabajar pero tener que hacerlo y para otras es querer trabajar y no poder. En mi caso, lo más difícil ha sido trabajar por mi cuenta y desarrollar un negocio con dos bebés.

Ahora mis hijos están más grandes, están en la escuelita y el cambio es del cielo a la tierra pero no me averguenza decir que al principio me quería arrancar los pocos pelos que me quedaban en la cabeza.

¿Por qué? Porque es normal, porque sé que no soy la única que se ha sentido así… y porque quiero que entiendan que querer tener tiempo para desarrollarnos profesionalmente no nos hace malas madres.

Todo es cuestión de BALANCE. Obviamente ser madre es nuestra mayor responsabilidad y nuestros hijos siempre serán la mejor recompensa.

¿Cómo hacerlo?

Adquiere una agenda, desarrolla un plan de trabajo, ponte horarios y analiza bien qué momentos del día son los que más te convienen para trabajar (cuando bebé toma sus siestas por ejemplo). Ve poco a poco testing the waters, ve qué prácticas te funcionan y cuáles no, pero por favor, jamás obligues a tu cuerpo a dar más de la cuenta. Debes alimentarte y descansar bien.

Yo, sí, trabajo mucho, pero trabajo por mi cuenta y soy mi propia jefa. Esto me da una flexibilidad y libertad para compartir con mis hijos que no conseguiría trabajando para una empresa, pero llegar hasta aquí ha sido el resultado de 4 años de sacrificio.

Mamás que están en el proceso de emprender, mamás que hoy viven lo que yo viví hace dos años:

Hay un refrán que dice que cuando el camino se pone duro, los duros en ponen en el camino. El tiempo pasa, respira hondo y sigue. ¡Lucha por tus sueños! Press Pause and Play, never Stop! La satisfacción que sentirás cuando con el paso del tiempo mires hacia atrás y digas “¡lo logré!”, es maravillosa.

Yo voy a ustedes.

Tres errores que debes evitar si vas a trabajar por tu cuenta

Hace seis años me encontraba trabajando como periodista y social media manager en la empresa de mis sueños. El detalle es que trabajaba más de cien horas semanales y al año de tener ese trabajo, quedé embarazada.

Nació mi hija y continué en la misma empresa, solo que esta vez comencé a deprimirme por la falta de tiempo para compartir con ella y poder desempeñar bien mi rol de madre. Me sentía mal por dejarla tanto tiempo al cuidado de otras personas, aunque esas personas fueran su papá y sus abuelas.

Un compañero de trabajo -que estaba consciente de todos mis sacrificios- me recomendó renunciar y comenzar a trabajar por mi cuenta. Decía que tenía el potencial para manejarle las redes sociales a los comerciantes de la Isla, y lo creyó tanto que me consiguió mis primeros tres clientes.

El cuento largo, corto: I did it! Renuncié y me aventuré.

Ahora bien, mi frustración por no poder compartir con mi hija y mi desespero por comenzar a generar un buen ingreso me llevaron a cometer varios errores como dueña de negocio que hoy, luego de tres años, quiero compartir con ustedes.

Yo sé que como mamás, muchas deseamos tener tiempo de calidad con nuestros hijos, trabajar por nuestra cuenta y ser #BossLadies. Todo esto es posible, pero hay varias cosas que se deben tener en cuenta.

¡Aquí les comparto TRES errores que cometí trabajando por mi cuenta para que ustedes no los cometan!

 

ERROR #1. Lanzarse a trabajar sin conocer el valor promedio de los servicios que ofreces: Yo estaba acostumbrada a trabajar para una empresa y a recibir un salario fijo mensual. Cuando me lancé a la calle a trabajar no tenía vasto conocimiento sobre precios y cotizaciones, solo un costo que un colega me sugirió y con el cual logré obtener mis primeros tres clientes.

En este caso, los primeros tres clientes que obtuve eran todos del área metropolitana y el costo de mis servicios allá se vendía más caro que en otros pueblos, sobre todo donde yo vivía. Cuando comencé a ofrecer mis servicios en mi pueblo, la respuesta de los comerciantes era que “fulano de tal” estaba haciendo “lo mismo” por mucho menos.

¿Mi error? Con tal de obtener clientes, acerqué mis costos lo más similar posible a los de esa persona y con el paso del tiempo me di cuenta de que yo hacía más cosas, me sacrificaba más y que aún con 12 cuentas no estaba cerca del salario que tenía en mi otro trabajo.

¿Qué hice? Me reuní con una asesora financiera, incorporé a mi esposo en el negocio (con experiencia como comerciante y graduado de administración de empresas) y contraté a un contable. También me orienté mejor sobre costos en la industria y creé varios paquetes con precios razonables que pudieran ser accesibles para todo tipo de comerciante, especialmente el pequeño y el mediano.

ERROR #2: Dejarse intimidar por el comerciante que tiene dinero para costear tus servicios pero te pide una rebaja injustificada. Oh, wow! ¡He perdido la cuenta de cuántas veces me reuní con un comerciante GRANDE y cada uno de ellos me pidió rebaja a mis servicios! Tan ingenua y por mi necesidad económica, siempre pensé en dos cosas: #1. Realmente necesito el dinero, mejor eso que nada. #2. Es un buen cliente (para mi portafolio profesional) y si no lo agarro ahora, otro lo va a coger.

Te voy a explicar qué es lo malo de esto: Como mencioné en el punto anterior, vas a tener muchas cuentas que te consumirán mucho tiempo porque vendiste unos paquetes con ciertos servicios y estás cobrando menos de lo que se supone. Luego te van a llegar clientes que te van a pagar el precio completo (y te aseguro que el cliente que te paga el precio completo es un negocio más pequeño que el que te pidió rebaja) y vas a sentir presión por querer cumplirle a ese cliente que valora tu trabajo y espera un buen delivery de tu parte, pero sentirás que no puedes cumplir bien porque tienes todos estos otros clientes que no te pagan lo que se supone pero también esperan un delivery de excelencia de tu parte.

Eventualmente te darás cuenta de que los clientes que te pagan menos (recuerda: por que TÚ accediste a rebajarle el costo de tus servicios) no son costoefectivos para tu negocio. En mi caso, llegó un punto donde el pago mensual de estos clientes iba directito a la cuenta de banco de mi artista gráfico y yo no estaba ganándome nada.

ERROR #3: No tener un fondo económico para casos de emergencia (A.K.A= cuando los clientes te paguen tarde o un huracán categortía 5): Una de las sensaciones más intimidantes que puedes llegar a sentir mientras echas hacia adelante tu negocio, es aceptar que dependes completamente de tus clientes para poder pagar tus deudas (tu casa, tu carro, la educación de tus hijos).

Obviamente, todos los comercios dependen de clientes para sobrevivir pero no es lo mismo tener una tienda donde la persona te paga al momento por el producto que desea, que ofrecer un servicio que consume mucho tiempo, durante un mes y que el cliente te pague (con todas las cláusulas del mundo) cuando quiera o cuando pueda.

También te darás cuenta, según pase el tiempo, que habrá temporadas donde probablemente todos tus clientes te paguen tarde, como durante temporada de planillas. Y no solo te pagarán tarde, sino que tú también tendrás gastos adicionales y te puedes atrasar en tus pagos del mes. ¡Es una cadena!

Mi recomendación es: que tengas un fondo de emergencia para estos casos. Que si durante un mes varios clientes se atrasaron en el pago, tú tengas cómo costear tus cosas. Incluyan en su plan de negocio un presupuesto de fondo equivalente a dos meses de trabajo por si también ocurre un evento como el huracán María donde no sólo nos exponemos a perder clientes sino que los bancos no estarán abiertos y no habrá manera de cobrar.

¿Te gustaron estos consejos? ¡Pronto vendré con más! Gracias por leerme.

Karlaimar,
HabemusBaby.