El 2018 tuve más de 365 experiencias

Bueno, todo lo que parezca clichoso no encaja conmigo pero algo tienen los escritos de fin de año que sí me gustan.

A veces los hago privados y a veces los comparto, pero creo que son una muy buena manera de analizar cómo nos fue durante estos 365 días y la manera en la que trabajamos con estos sucesos.

Tengo que empezar diciendo que un día como hoy me encontraba viviendo fuera de la Isla, en Orlando FL, celebrando por primera vez la despedida de año lejos de mi familia, incluyendo mi esposo que tenía que trabajar. Entonces, esto me lleva a analizar si realmente estaba celebrando.

Definitivamente no era la misma celebración de todos los años pero no estaba en duelo tampoco. Para ese tiempo ya había “botado el golpe” de estar lejos de mi familia, tras dos meses llorando prácticamente a diario. Además, estaba con la familia de mi esposo, al otro día bajaríamos a Tampa a ver a mi hermano y tengo que decir que la Navidad en FL es muy bonita.

Recibí el año viviendo en un apartamento pequeño en Orlando, pero lleno de amor y siempre, siempre en GRATITUD por las nuevas experiencias que estábamos experimentando. ¡Aprendimos tanto! Todo en esta vida pasa con un propósito y salir de Puerto Rico durante casi un año (11 meses) fue grande en todos los sentidos.

Primeramente, el 2018 fue una total salida de nuestra zona de comfort y eso siempre es necesario. Llegamos a un lugar desconocido y cosas tan sencillas como aprender a guiar en otro estado, conocer las calles, cómo llegar sola a los sitios y eventualmente trabajar, fue la mezcla perfecta entre miedo, emoción y crecimiento.

Aún siendo una persona introvertida (if you haven’t noticed) estar sola fue la mejor motivación para conocer gente nueva. Ese cambio de lugar, ese sentimiendo de soledad me hizo un día acercarme a través de Facebook a una blogger puertorriqueña que se encontraba en Florida después del huracán y gracias a ese mensaje que envié, conocí y formé parte del grupo de Latin Bloggers de Florida Central. ¡Qué grupazo de mujeres fabulosas!

Aún teniendo mucho trabajo con los clientes fieles y maravillosos que permanecieron junto a Ponlo Social durante esos meses fuera de la Isla, sentirme encerrada en un apartamento también fue el impulso que necesité para salir a buscar trabajo. ¿Saben dónde trabajé? En LOFT de WinterPark Florida. ¡Qué lugar BELLO! Dios sabe que si fuera millonaria tendría una casa allí ahora mismo. Vestirme, ponerme linda y hablar con los clientes fue un bálsamo para mí.

Perfeccionar mi inglés también vino con toda esta travesía, de la misma manera que introducir a mis hijos a un segundo idioma y otras culturas ¡porque mira que Florida es un lugar variado en culturas! Mi hija pudo entrar en una escuela bilingüe pero mi hijo no pudo por su edad, así que este niño llegó a Puerto Rico hablando inglés.

Algo maravilloso que me regaló el 2018 (y finales de 2017) fue poder compartir como nunca antes con mi hermano militar, mi cuñada y mi sobrino, que ya llevan al rededor de 7 años viviendo fuera de Puerto Rico. Los años que estuvimos sin vernos los recompensamos en esos once meses. ¡Lo malo es que ahora los extraño el doble!

Pero el 2018 también me trajo una situación que no esperaba, que me tomó por sorpresa y fue detonante para hoy estar de vuelta en Puerto Rico.

En febrero comencé a sentir unos dolores en el cuerpo fuertes, en mayo fui referida a un reumatólogo y por el largo tiempo de espera para la cita y estar lejos de la familia, decidimos que era mejor esperar por esta cita cerca de los de uno.

Entre esta y otras situaciones que analizamos con calma (inluyendo que mis clientes estaban en la Isla), decidimos regresar a nuestro terruño un 4 de agosto y las bendiciones han sido constantes.

Practicamente fui recibida con la bendición de poder trabajar como profesora en mi Alma Mater y poco a poco poder compensar por los clientes que perdí tras el paso del huracán María.

También me he dedicado a compensar doblemente el tiempo que pasé lejos de mi familia, especialmente de mami y mis abuelos. Si algo me enseñó este año es que la familia es primordial y una bendición.

Hace práctiamente dos semanas recibí diagnóstico de osteoartritis y síntomas de fibromialgia y para ser sincera, aunque pudiera estar diciendo ¿¡Por qué a mí, tan joven y con dos hijos chiquitos!?, la tranquilidad de saber qué tengo era todo lo que deseaba.

En todos estos meses de análisis y esperar por citas médicas, yo solo quería saber qué rayos tenía para poder tratarme naturalmente y seguir con mi vida porque esto NO será impedimento para mí, para ser madre ni para mi desarrollo profesional. ¿Sabes que eres lo que atraes con tu mente y que Dios es médico por excelencia? ¡Yo lo sé y lo creo!

Ayer, en la Iglesia hermosa que encontramos de regreso a la Isla, le pedí a Dios con todo mi corazón que este 2019 lo recibiera con una inyección de ENERGÍA POSITIVA y ENFOQUE, de manera que mi carrera y todo lo que deseo crecieran como la espuma. También le pedí a Dios que me cerrara las puertas necesarias si no me convenían y que apartara de mí personas que no me vayan a ayudar a crecer ni a depositar energías positivas en mi vida ni ser buenas influencias. ¡No quiero malas vibras! ¡Quiero seguir creciendo!
Quiero salud para mí y mis seres queridos, muchos momentos de felicidad y unión familiar y poder continuar supliéndole lo necesario a mis hijos para que tengan la calidad de vida que mi esposo y yo soñamos para ellos.

¡Y definitivamente, quiero vivir este año agarrada siempre de la mano de Dios!

Para mi Puerto Rico deseo prosperidad, menos crímenes, más amor y tolerancia.

¡BENDICIONES A TODAS Y FELIZ AÑO NUEVO 2019!


Tips para cuando tu hijo no quiere comer saludable

Como a toda mamá, me ha tocado pasar por la maravillosa etapa (not!) en la que los niños no quieren comer, o mejor dicho, no quieren comer NADA saludable. Mi hija ha sabido pedirme papitas de desayuno y tiene tremendo enganche con la leche con NesQuick de fresa.

Mi hija tiene tres años acabados de cumplir y está matriculada en un Centro Educativo Preescolar al cual llega tarde prácticamente todas las mañanas gracias a nuestra batalla por lograr que desayune bien en la casa antes de salir.

Decidí buscar varios consejos en la Web y de una vez compartirlos con ustedes. Esto fue lo que leí en el portal babycenter.com  sobre cómo lograr que tu hijo de uno a tres años coma más alimentos saludables:

Lo primero es reconocer que comer bien le da a los niños la energía que necesitan para crecer y aprender. Esto también le ayudará a mantenerse sanos, a mantener un peso saludable y establecer hábitos alimenticios sanos para toda su vida lo cual es súper importante.

Alimentación Saludable para niños

Un consejo que nos da la nota de babycenter.com es involucrar a nuestros hijos en el proceso de ir a hacer compra en el supermercado. Aunque son muy pequeños para escoger su propio menú, muy bien que les puede gustar la dinámica. Creo que ante varias alternativas de comidas saludables, podrían escoger dos o tres que les llamen la atención.

Me parece que además de llevarlos al supermercado, es una excelente alternativa llevarlos a una Plaza del Mercado donde abunden más vegetales y frutas del País que harinas, azúcares y carbohidratos. De hecho, la próxima recomendación de babycenter.com es “llevarlos al lugar de origen”. Esto significa darles un paseo por un huerto, una granja o una fábrica de queso para que entiendan de dónde vienen los alimentos que se ponen a la mesa cada día.

La página también nos recomienda, obviamente, hacer que la hora de comer sea divertida: “Pídele a tu nene que te ayude a ponerle los ingredientes a la pizza o el queso rallado a algún otro plato. Coloca palitos de zanahoria, tomatitos pequeños y rebanadas de pimiento en su plato de manera que formen una cara. Haz panqueques en la forma de sus iniciales y corta el pan tostado en forma de corazón”.

El próximo punto es muy importante para mí y sé que para muchas mamás que me leen también: Sé exigente en cuanto al consumo de jugos.

Resulta que los jugos de frutas cuentan como parte de la ingestión diaria de frutas de tu hijo, pero ten cuidado respecto a qué clase y qué cantidad de jugos le ofreces. Sírvele solamente jugo que sea 100% jugo de frutas o de frutas y verduras combinadas (estos están llenos de

nutrientes y contienen menos azúcar natural que muchos jugos de frutas). ¡A algunos niños incluso les gustan los jugos de verduras solas!

Y para culminar, otro tip que nos puede ser muy útil: Enriquece pero no engañes. Puedes añadirle verduras y cualquier alimento saludable al plato de tu niño pero no se lo escondas. Dependiendo de la edad que tenga, si se da cuenta puede sentirse traicionado y en vez de avanzar en el camino hacia una buena alimentación, estaríamos atrasándonos.

Aquí las dejo por hoy, mamás. Espero que este escrito les haya servido de algo. ¡Hasta la próxima!

-Karlaimar

Habemus Baby.