No te dejes caer, mamá.

shutterstock_316144391

Les cuento…
Con la mejor intención y el amor más grande del mundo, cuando nación mi hijo menor decidí cambiar la oficina por la casa y trabajar sin abandonar a mi bebé un solo segundo. Pensé que podría con todo… Sí, porque también peco de creerme la Mujer Maravilla.

Además de querer ser la supermamá, también batallo diariamente con querer ser la súpercomerciante y esta combinación es física y emocionalmente agotadora. Repetidas veces he tenido a los dos chicos llorando simultáneamente mientras mi teléfono suena con la llamada de algún cliente (por dar tan solo un ejemplo mínimo de las situaciones que he tenido que enfrentar trabajando desde el hogar).

shutterstock_141147445

Muchas veces me he mirado al espejo y me he preguntado quién es esa loca despeinada que me mira de vuelta. Resulta que soy yo, con mis yoga pants puestos como si en algún momento del día fuera a hacer una asana (cosa que nunca sucede). Mil veces me he sentido fea, abandonada, gorda y todas las cosas que muchas mamás sentimos cuando nos sumergimos en la maternidad, internadas en el hogar.

Entonces, hoy lloré. Lloré porque hace cinco meses no salgo a una reunión de negocios ni me visto ni me arreglo como lo hacía antes. Lloré porque tenía tantas cosas que hacer, problemas por resolver, reportes, campañas… y me cegué.

Me desahogué con mi esposo y luego me sentí mal porque lo había cargado con mi estrés y él andaba lejos. Él, mandado a hacer perfecto para mí, se ocupó de llamar a mi mamá y le pidió de favor que fuera a casa a darme una mano. Tan pronto la vi en la puerta con mi hermana, con comida y una sonrisa, me emocioné mucho y volví a llorar.

Llegaron para ayudarme. De momento hubo un silencio en la casa y pude trabajar en paz, concentrada, pude hablar con colegas y clientes por teléfono como si nada, completé campañas, contenido, comí bien…  ¡y me bañé con una calma! Ahhh…

Mi mamá me abrazó, me echó la bendición y oró por mí para que pudiera encontrar paz. También me dijo las dos cosas que toda mamá espera oír: #1. Que estaba atravesando una situación completamente normal y pronto volvería a ser como antes. #2. Que sacara cita en el salón de belleza y le avisara para venir a cuidarme a los nenes.

Recobré fuerzas y pude pensar mejor, pude organizarme, pude ver que realmente la tormenta no era tan fuerte ni tan fea. Solo que no me había desahogado con nadie hasta hoy y ya andaba cargada, con los pensamientos nublados.

Me levanté y agradecí a Dios por las personas tan hermosas que ha puesto en mi vida. Le di gracias porque nunca me ha soltado y siempre me hace más fuerte y sabia. Hoy aprendí mucho, porque de vez en cuando es necesario tocar fondo. Sí, porque una vez llegas a lo más profundo, la única opción que tienes es subir.

shutterstock_124706830

¡No te dejes caer, mamá! No te entregues tanto que te abandones a ti misma. La maternidad es sin duda la labor más difícil y la más hermosa, y si lo hacemos bien y de corazón, también será la más gratificante.

Sin embargo, seguimos siendo personas, mujeres, profesionales, amigas, esposas… Merecemos darnos cariño y complacernos de vez en cuando. ¡No te presiones, no te castigues y suelta un poco la carga! ¡Todo estará bien!

We can do this!

-HabemusBaby.

De la pasión al éxito con la llegada de la maternidad

shutterstock_458257285

Sin embargo, quienes hemos sentido el golpe fuerte de motivación que llega con la maternidad sabemos que reinventarse no solo es posible sino que es una oportunidad de crecimiento excelente.

La fotógrafa Karoline Mena, de 36 años y residente de Barceloneta, es muestra de que una mujer no deja de emprender con la llegada de un bebé. Al contrario, esta #MamitaPoderosa decidió llevar su pasión por la fotografía a otro nivel tras el nacimiento de su hija.

“Trabajaba con mi esposo en su negocio que para entonces era servicio de catering y chef privado. En pleno proceso de montar el restaurante en el que íbamos a trabajar los dos es que me entero que estoy embarazada. Ayudé en la medida que pude pero cuando nació Amelie era más difícil cumplir con el horario y el tiempo que me era requerido”, comentó Karoline.

10544346_10209045484640998_5201236776203071769_n

Hoy día,Karoline es fotógrafa profesional y propietaria de Karoline Mena Photography. Se destaca por capturar imágenes familiares, bajo la luz natural y dentro de un paisaje que se ha convertido en el favorito de muchos.

Su pasión por crecer y llevar su talento al próximo nivel la han hecho testigo de los momentos más felices e íntimos de muchas personas. Para su satisfacción, en una gran cantidad de hogares en Puerto Rico atesoran su trabajo como un hermoso recuerdo.

11411998_409715289208199_1700304827448971948_o

“Mi amor por la fotografía comenzó hace diez años como un pasatiempo. Retrataba paisajes y aves mientras hacía bird watching en mi tiempo libre. Cuando nació mi hija y empecé a retratarla a ella, descubrí mi amor por retratar niños. ¡Siempre digo que ella es mi musa y la que me inspiró a lanzarme como fotografa de niños!”, afirmó a Habemus Baby.

10295016_456559994523728_5087251016304628676_o

He aquí un ejemplo más de que la maternidad no debe verse ni mucho menos convertirse en un obstáculo para nosotras. No hay razón para que esto suceda si a diario nos proponemos  ver esta etapa con una motivación para lograr ser lo que siempre soñamos.

12778712_477868795726181_4345302128306059392_o

 

[Un consejo para las mamás, de parte de Karoline]

“Somos mamás las 24 horas del día, los siete días de la semana. Trabajamos dentro y fuera del hogar. Nosotras las mujeres podemos con eso y más. Perseguir nuestros sueños, reinventarnos, superarnos… Enseñarles (a nuestros hijos) que aunque no es fácil, siempre damos lo mejor de nosotras y que no nos rendimos. Ese es el mejor ejemplo que les podemos dar”.

12783824_481058902073837_5942818672241754989_o

 “Esa carcajada, ese brillo en los ojitos, esa mirada fija …ese instante es mágico porque una foto es, literalmente, la captura de un instante en el tiempo” -Karoline Mena.

¡Conoce más sobre el trabajo de Karoline! Puedes encontrarla en <<Facebook >> y en <<Instagram>>.

Si quieres seguir conociendo a más #MamitasPoderosas para motivarte con sus historias de éxito, ¡mantente conectada a mi blog y mi página de Facebook!

HabemusBaby

[Preguntas y respuestas] Seis consejos de una mamá de seis

¡Saludos mamás!  A continuación les comparto una sesión de preguntas y respuestas entre Habemus Baby y Sylvette Figueroa,  madre de seis hijos y dentista.

¡Espero que la disfruten!

“Consejos para emprender en la maternidad, de parte de una mamá de seis”

HB: ¿Cuál es su nombre y edad, y  dónde vive?

SF: Sylvette Figueroa, 57 años, vivo en Arecibo, Puerto Rico.

HB: ¿Cuál es su profesión y cuánto tiempo lleva ejerciéndola?

SF: Soy dentista hace 34 años.

HB: ¿A qué edad se convirtió en madre por primera vez? ¿En qué año fue esto?

SF: A los 26 años, en el 1985.

HB: ¿Cuántos hijos tiene? ¿De qué edades?

SF: Tengo 6 hijos de 30, 29, 27, 23, 19 y 18 años.

HB: ¿Siempre supo que quería tener esta cantidad de hijos?

SF: Decía que quería tener tres, porque era la cantidad de hijos en mi familia y creía que era un buen  número. En casa de mi esposo son 8 hermanos… ¡Yo digo que a mí se me olvidó multiplicarlos!

HB: ¿Quién fue su apoyo en la crianza de sus hijos?

SF: Primero, mi esposo el cual ha sido un tremendo padre y compañero en las buenas y en las malas, y una de mis asistentes que al día de hoy mis hijos le dicen tití. Si yo estaba atendiendo pacientes ella les daba comida, y hasta le cambiaba los pañales.

Cuando realmente necesitaba que alguien  se  quedara  con ellos, mi suegra, alguna  de mis hermanas  o cuñadas me daban la mano. Mi  mamá  estaba enferma y no se los pudo disfrutar mucho.

HB: ¿Ya había terminado sus estudios universitarios cuando tuvo a su primer hijo?

SF: Sí, de hecho ya trabajaba.

HB: ¿Cuál fue su mayor reto y su mayor satisfacción durante la crianza de sus seis hijos?

SF: Criarlos yo misma mientras trabajaba. Fue una decisión de mi esposo y mía. Empezamos a ver cómo iba con uno y finalmente los crié conmigo los seis. Yo estaba con ellos en casa el primer  mes  de nacidos  y  luego  me los llevaba conmigo a la oficina. Siempre les tuve un cuartito con play-yards y una cama desde chiquitos hasta grandes.

Mi mayor  satisfacción es que los vitodos crecer en todas sus etapasestuve con ellos en la mayoría de sus actividades y durante sus enfermedades. Además, verlos que hoy día como hombres y mujeres de bien.

HB: ¿Alguien puso en duda su potencial para ser mamá y profesional a la vez?

SF: ¡Muchas personas! Cuando tuve la segunda barriga mucha gente me preguntó si me iba  a operar, cuando iba para la tercera mucha gente me decía que estaba loca, que hoy día “con dos es más que suficiente”, cuando iba para el cuarto hijo me preguntaban si en mi casa no existía la televisión (y así sucesivamente, porque son seis)…

shutterstock_209166397
shutterstock.com

HB: Seis consejos claves para todas esas mamás que sienten que la maternidad no les permitirá  desarrollarse como profesionales y que no podrán con la carga:

1- El matrimonio y las decisiones que se toman en pareja son individuales  y si ambos quieren formar una familia con la cantidad que deseen, es decisión de ustedes.

2- Si quieren y creen que pueden criar a sus hijos de la mejor manera sin importar los contratiempos que aparezcan en el camino, como enfermedades, tener que trabajar uno de los dos solamente por un tiempo o tener que dejar de darse el gustito de una salida o viaje para estar con los hijos… En fin, si están dispuestos ambos a sacrificarse juntos, no duden en tenerlos.

3- No pienses en cuánto cuesta tener un hijo. Si fuera así, ¡uno no se daba ni un viajecito!  Mejor piensa en las bendiciones que recibes con cada uno de ellos. Cuando los tienes grandes y mira hacia atrás, realmente no sabes cómo lo hiciste en las buenas y en las malas. Solo sabes que Dios estuvo ayudándote mano a mano en cada momento, en cada situación, y con cada uno de ellos en  sus debilidades y en sus  virtudes.

4- Todos sabemos que la situación económica está mal casi a nivel mundial. Lo que no sabemos y casi no tiene explicación es que día a día aparece aunque sea lo mínimo para comer, de un lado o del otro. Y el dicho que dice que donde come uno, comen dos o más, es cierto.

5- Mientras ellos están pequeños y adolescentes no vas a tener tiempo de aburrirte ya que siempre vas a estar haciendo algo con ellos. También, las posibilidades de que estés sola en tu vejez son menores que si no tienes hijos o si tienes solo uno. Además, en su momento, tu familia pasará a ser una familia extendida cuando ellos tengan sus parejas, se casen y vengan los nietos.

6- Ser madre no es ningún impedimento, al contrario, nos hace más fuertes. Dios le dió fuerza a las mujeres para ser madres, esposas, enfermeras consejeras, y luchadoras. Uno puede estudiar lo que le gusta y criar a sus hijos a la vez, y ahora más que hay muchas cosas que uno puede lograr desde la casa.

shutterstock_266342300

Siempre que puedas hacerlo, trata de criarlos tú misma ya que tus hijos van a aprender las cosas  (buenas y malas) tuyas, no las de otra persona. Ser madre es una tarea de 24 horas con o sin trabajo, pero vale la pena. ¡No es nada que no se pueda hacer!

Más sobre Sylvette: Soy dentista en Hatillo, P.R. Mi oficina está ubicada en la Avenida Dr. Susoni 188, entre el correo y el Colegio Nuestra Señora del Carmen. Mi horario de operaciones es de lunes a jueves, de 8:00 a.m. 5:00 p.m. y viernes de 8:00 a.m. a 12:00 p.m. | Teléfono(787)820-4849