La importancia de los abuelos

En base a mi experiencia puedo decir que aunque el amor que siento hacia mami y hacia ellos es distinto, siempre ha sido de la misma magnitud. O quizás el amor es el mismo pero la relación es distinta. ¡Es algo tan difícil de explicar porque a todos los necesito en mi vida de la misma manera! Es natural, viví con ellos desde que salí del hospital.

Mi abuelo paterno fue tan especial para mí, que para ser sincera, cuando realmente vine a sentirme huérfana de padre fue cuando él murió. Había una relación especial entre los dos y cómo no haberla si yo era la hija de su primogénito que había fallecido.

Él me enseño a respetar. Así como me enternecía el corazón con sus ojos azules también me podía hacer bajar la cabeza y mirar para el piso cuando había hecho algo malo. Nunca me puso un dedo encima y nunca me alzó la voz… pero cuando me miraba molesto, ¡ufff!, yo misma me castigaba y me metía solita para el cuarto.

Mi abuela era la que estaba pendiente a los escotes y hasta dónde me llegaban las faldas. No tenía reparos en regañarme frente a quién fuera si entendía que estaba vestida de manera inadecuada.

Recapitulando, creo que yo nunca me vestí mal. Lo que a ella le preocupaba era que ya en sexto grado tenía el cuerpo que tengo ahora y por más tapadita que me vistiera, nada podía ocultar que era una preadolescente bastante desarrollada. Con el paso del tiempo la entendí. Solo quería que me diera a respetar y que nadie fuera a mirar de mala manera un cuerpo que pertenecía a una niña inocente.

Cuando comencé a tener pretendientes agarraba la otra línea del teléfono para escuchar la conversación y se quedaba calladita como si nadie se hubiese dado cuenta. ¡Ay qué risa! Todavía me acuerdo y me río sola.

También me enseñaron que si ponemos de nuestra parte, el matrimonio puede ser espectacular. Mis abuelos paternos siempre se estaban dando besitos y mientras mi abuelo tuvo salud, se iban para Cabo Rojo todos los fines de semana (primero paraban en el casino para complacer a mi abuela).

Los papás de mami me enseñaron que es mejor ser humilde y trabajador, a tener de todo y sin haber luchado por nada. Mi abuelo materno fue bailarín y cocinero en El Bronx y cada vez que puede me cuenta una de sus historias y lo bien que disfrutó en su juventud sin consumir ni una gota de alcohol ni haber usado drogas. También me enseñó que la comida más saludable es la que se cocina en la casa.

A lo que quiero llegar es que el papel de los abuelos en la vida de nuestros hijos es muy importante. Mis experiencias más gratas los incluyen siempre y lo que me enseñaron jamás lo olvidaré.

Ahora que soy madre y veo la ilusión con la que los abuelos de mi hija la miran, con el amor que la abrazan y lo blanditos que se ponen cuando la ven llorar, entiendo que se está repitiendo un ciclo que hay que cultivar aunque como padres de vez en cuando tengamos que poner nuestros límites.

Mientras esté en tus manos, no dejes que esta relación se pierda. ¡Tus hijos pueden heredar enseñanzas maravillosas! A lo mejor no te llevas bien con tus suegros o tu esposo no puede ver a tu mamá ni en pintura, pero enfócate en lo más importante que es el vínculo entre abuelos y nietos. ¡Ya verás que valdrá la pena!

Como les dije al principio, gran parte de quien soy hoy día se lo debo a ellos y les estaré siempre agradecida.

Amamantar y regresar a tu peso de manera saludable SÍ es posible

Sin duda, la lactancia provee grandes beneficios para el desarrollo del bebé y su relación con mamá. Dicho esto, ¿es cierto que la lactancia puede ayudarte a perder peso? La contestación a esta pregunta es . Amamantar a tu bebé llevando una alimentación balanceada te puede ayudar a alcanzar un peso saludable luego del embarazo.

shutterstock_433541998

Se estima que la lactancia aumenta la necesidad calórica de mamá en un promedio de 400-500 calorías al día. Esto debido a que el cuerpo utiliza aproximadamente 20 calorías para producir una onza de leche materna.

Durante los primeros dos meses del bebé es crucial que mamá obtenga por medio de alimentos todos los nutrientes necesarios para alcanzar una producción de leche materna adecuada y estable.

Una pérdida de peso abrupta al principio de la lactancia puede afectar la producción de leche materna. Es por esto que se recomienda que luego de los primeros dos meses de lactancia mamá consuma no menos de 1,500 a 1,800 calorías al día para alcanzar una pérdida de peso de manera saludable.

shutterstock_271722491.jpg

Entonces la pregunta clave es: ¿qué puedes hacer para promover una pérdida de peso saludable mientras amamantas a tu bebé?

Aquí comparto algunos consejitos:

  1. En las comidas principales, haz que la mitad de tu plato esté compuesto por vegetales y limita la porción de cereales/farináceos (arroz, pasta, viandas) a ¼ parte del plato.
  2. Sustituye los cereales refinados por cereales integrales y altos en fibra. Por ejemplo: en lugar del pan blanco escoge un pan integral con al menos 3 g de fibra por rebanada.
  3. Prefiere productos lácteos bajos en grasa tales como leche 1-2% baja en grasa.
  4. Utiliza métodos de cocción bajos en grasa tales como hervir, cocinar al vapor, saltear, entre otros. Limita el consumo de alimentos fritos y disminuye la cantidad de grasas/aceites utilizados para cocinar.
  5. Escoge cortes de aves, res y cerdo bajos en grasa. Por ejemplo: escoge las pechugas en lugar de las caderas de pollo.
  6. Disminuye la cantidad de azúcar, miel o sirope (“syrup”) añadida a las bebidas y comidas.
  7. Limita el consumo de dulces, galletas, donas y postres.
  8. Selecciona meriendas saludables tales como:
  •   Ensalada de fruta fresca
  •   Yogur simple bajo en grasa con fruta fresca y un poco de granola o semillas
  •   Un palito de queso bajo en grasa y una fruta fresca
  •   Una manzana mediana con 1 cucharada de mantequilla de maní
  •   Palitos de zanahoria o “baby carrots” con hummus
  •   3 tazas de palomitas de maíz (Pop Corn) sin mantequilla
  •   Barritas de avena/granola bajas en azúcar y grasa
  •   Batida de frutas preparada con leche, yogur o kéfir bajo en grasa
  1. Elige el agua como la bebida principal. Disminuye el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.
  2.  Luego de que el médico de su aprobación, haz 30 min diarios de actividad física de intensidad baja o moderada.

shutterstock_176041289

Recuerda que la clave para alcanzar y mantener un peso saludable no es pasar hambre sino consumir una variedad de alimentos de forma moderada y balanceada con el propósito de desarrollar unos hábitos de alimentación que podamos mantener a largo plazo.

Aunque la escritora de esta nota es Licenciada en Nutrición y Dietética, te recomendamos consultar con un profesional de la salud  siempre que desees hacer un cambio en tu alimentación, sobre todo si padeces alguna condición.

Sabemos que como mujer, tu apariencia es muy importante para ti. Sin embargo, la lactancia tiene grandes beneficios para tu bebé. Como ya mencionamos en este escrito, la pérdida de peso de manera  abrupta  puede tener efectos negativos en este proceso. Hay formas saludables de volver a tu peso sin tener que afectar la alimentación de tu bebé. 

Conoce sobre tu derecho a parir acompañada

Muchas madres puertorriqueñas han tenido que enfrentar el proceso de parto, cesárea, nacimiento y recuperación aisladas de sus seres queridos y con la única compañía del personal médico.

shutterstock_216720409

La Ley Núm. 156 del 10 de agosto de 2006 conocida como la “Ley de Acompañamiento durante el Trabajo de Parto, Nacimiento y Post-Parto” al fin reconoció la necesidad de que la mujer esté acompañada durante todo el proceso de parto y de recuperación por la persona o personas que ella desee, tenga o no vínculos familiares con ella.

El acompañante puede ser cualquier persona o personas que escoja libremente la parturienta, para que la acompañe o le asista durante las diversas etapas del parto. Es decir, puede tratarse del padre del bebé, de otros familiares, de amigos, o hasta de una doula.

También la mujer tiene derecho a NO estar acompañada. Es decir, la mujer es la que tiene el derecho de decidir si quiere compañía, quién o quiénes serán sus acompañantes y quiénes no. El padre del bebé por ejemplo no tiene derecho a estar presente en la labor del parto, si la mujer no solicita su presencia.

El acompañante no tiene que estar adiestrado y con esta ley ya no se puede condicionar su presencia a haber tomado un curso de “Parto sin Temor”. Como quiera el acompañante si tiene la obligación de cumplir con las reglas de la institución hospitalaria y no puede interferir con las determinaciones de carácter médico que consideren o tomen los médicos durante el proceso.

La ley no especifica un número máximo de acompañantes. Sin embargo, en los casos de nacimiento por cesárea dice que podrá estar acompañada por “al menos una persona de su elección” y que en última instancia los médicos son quienes determinarán si permiten o no la presencia del acompañante.

shutterstock_238977736

La mayoría de los ginecólogos solamente permiten que los acompañantes entren a la sala de parto cuando ya es inminente el nacimiento y no permiten que permanezcan mientras la mujer se encuentra en la sala de recuperación.

No obstante, las madres en Puerto Rico tienen el derecho a no estar solas mientras experimentan tanto el gran dolor físico como la alegría que conlleva el nacimiento de un hijo.

La ley especifica que la madre tendrá derecho a estar acompañada en las tres fases de la culminación del proceso de gestación. Esto significa que puede estar acompañada desde que comienza el trabajo de parto (antes de estar en parto activo), durante el parto activo, durante el parto o cesárea (nacimiento) y también durante el post-parto (recuperación).

Al crear este derecho la ley reconoce que la experiencia del parto no es meramente una médica sino una familiar y social, y que la compañía es necesaria para el bienestar de la madre y de la criatura.

Por ello la penalidad para quien violente este derecho será de una multa no menor de quinientos dólares ni mayor de cinco mil dólares. La madre cuyo derecho a estar acompañada haya sido violado, podrá querellarse en la Oficina de la Procuradora de la Mujer.

Sobre la Licenciada Dorta Nieves:

dere

Sobre el derecho de la madre a lactar en público

Por la Licenciada Derenise Dorta Nieves

Las madres en ocasiones experimentamos el rechazo social y hasta recibimos insultos si lactamos a nuestros hijos en público. Nos atacan por exhibicionistas, nos cuestionan el por qué no usamos biberones, nos exigen que nos cubramos, nos piden que tengamos pudor y nos exhortan a que vayamos al baño  por el solo hecho de alimentar a nuestras crías con el mejor alimento que existe para ellos desde el principio de la humanidad.

shutterstock_433541998

Sepan que en nuestro ordenamiento jurídico se reconoce que la decisión de amamantar a nuestros hijos es una decisión de crianza y de alimentación que está protegida por nuestro derecho constitucional a la intimidad, a la dignidad y a nuestra vida privada y familiar. Es por ello que en Puerto Rico todas las madres tenemos derecho a lactar a nuestros hijos en cualquier lugar en el que tengamos derecho a estar y sin tener que taparnos, sin tener que aislarnos dentro de un baño, y que el derecho nos cobija sin importar las edades de nuestros (as) hijos.

Además sepan que nadie puede interferir con el ejercicio de este derecho y que hacerlo constituye tanto un delito como un acto demandable.

La Ley Núm. 95 del 23 de abril del 2004 conocida como la “Ley para prohibir el discrimen contra las madres que lactan a sus niños o niñas” reconoció expresamente que una madre tiene el derecho a lactar a su niño o niña en cualquier lugar público o privado que sea frecuentado por público o sirva de recreo.

Lo anterior significa que la madre puede lactar en cualquier lugar público como son las calles, las plazas, las playas pero también en cualquier lugar privado abierto al público como un aeropuerto, un centro comercial, un hotel, un parque y una iglesia.

Además hace la importante aclaración de que una madre lactando a su niño o niña en cualquier lugar, ya sea público o privado, donde la madre, de otra forma está autorizada a estar, no se entenderá como una exposición deshonesta, acto obsceno u otra acción punible.

La Ley Núm. 17 de 3 de junio de 2005 reitera que existe un derecho natural de una madre lactar a sus hijos(as). Esta legislación establece que la madre lactante podrá lactar en cualquier lugar accesible que ella estime pertinente dentro de los centros comerciales, puertos, aeropuertos y centros gubernamentales de servicio público, sin que pueda ser interrumpida o despedida del área por tal motivo.

Aún cuando exista un área designada, la ley aclara que dichas áreas son opcionales para la madre lactante, toda vez que la misma podrá lactar en lugares alternos de su preferencia o por necesidad, tales como asientos, pasillos o, inclusive, dentro de una tienda. Por tanto la designación de un área de lactar jamás podrá servir para encajonar o limitar a dicha área el lugar donde una madre pueda lactar.

Toda persona que impida o de alguna forma limite o cohíba que una mujer lacte a su niño o niña en los lugares públicos, y privados sujetos a ambas leyes, incurre en prácticas discriminatorias prohibidas por lo que incurrirá en delito menos grave. La ley además crea una causa de acción civil (demanda) por daños y perjuicios contra la persona o empresa que discrimine a la madre lactante.

Para consulta legal se puede comunicar al 787-361-8064 de lunes a viernes en horario de 9:00 am a 6:00pm o al correo electrónico licenciadadorta@gmail.com

Conoce más sobre la licenciada:

dere

Tips para cuando tu hijo no quiere comer saludable

Como a toda mamá, me ha tocado pasar por la maravillosa etapa (not!) en la que los niños no quieren comer, o mejor dicho, no quieren comer NADA saludable. Mi hija ha sabido pedirme papitas de desayuno y tiene tremendo enganche con la leche con NesQuick de fresa.

Mi hija tiene tres años acabados de cumplir y está matriculada en un Centro Educativo Preescolar al cual llega tarde prácticamente todas las mañanas gracias a nuestra batalla por lograr que desayune bien en la casa antes de salir.

Decidí buscar varios consejos en la Web y de una vez compartirlos con ustedes. Esto fue lo que leí en el portal babycenter.com  sobre cómo lograr que tu hijo de uno a tres años coma más alimentos saludables:

Lo primero es reconocer que comer bien le da a los niños la energía que necesitan para crecer y aprender. Esto también le ayudará a mantenerse sanos, a mantener un peso saludable y establecer hábitos alimenticios sanos para toda su vida lo cual es súper importante.

Alimentación Saludable para niños

Un consejo que nos da la nota de babycenter.com es involucrar a nuestros hijos en el proceso de ir a hacer compra en el supermercado. Aunque son muy pequeños para escoger su propio menú, muy bien que les puede gustar la dinámica. Creo que ante varias alternativas de comidas saludables, podrían escoger dos o tres que les llamen la atención.

Me parece que además de llevarlos al supermercado, es una excelente alternativa llevarlos a una Plaza del Mercado donde abunden más vegetales y frutas del País que harinas, azúcares y carbohidratos. De hecho, la próxima recomendación de babycenter.com es “llevarlos al lugar de origen”. Esto significa darles un paseo por un huerto, una granja o una fábrica de queso para que entiendan de dónde vienen los alimentos que se ponen a la mesa cada día.

La página también nos recomienda, obviamente, hacer que la hora de comer sea divertida: “Pídele a tu nene que te ayude a ponerle los ingredientes a la pizza o el queso rallado a algún otro plato. Coloca palitos de zanahoria, tomatitos pequeños y rebanadas de pimiento en su plato de manera que formen una cara. Haz panqueques en la forma de sus iniciales y corta el pan tostado en forma de corazón”.

El próximo punto es muy importante para mí y sé que para muchas mamás que me leen también: Sé exigente en cuanto al consumo de jugos.

Resulta que los jugos de frutas cuentan como parte de la ingestión diaria de frutas de tu hijo, pero ten cuidado respecto a qué clase y qué cantidad de jugos le ofreces. Sírvele solamente jugo que sea 100% jugo de frutas o de frutas y verduras combinadas (estos están llenos de

nutrientes y contienen menos azúcar natural que muchos jugos de frutas). ¡A algunos niños incluso les gustan los jugos de verduras solas!

Y para culminar, otro tip que nos puede ser muy útil: Enriquece pero no engañes. Puedes añadirle verduras y cualquier alimento saludable al plato de tu niño pero no se lo escondas. Dependiendo de la edad que tenga, si se da cuenta puede sentirse traicionado y en vez de avanzar en el camino hacia una buena alimentación, estaríamos atrasándonos.

Aquí las dejo por hoy, mamás. Espero que este escrito les haya servido de algo. ¡Hasta la próxima!

-Karlaimar

Habemus Baby.