Fotos mágicas para niños especiales

shutterstock_398163976.jpg

Este es el caso de Mildred de Jesús Díaz, una madre de 52 años que hace poco más de tres meses comenzó un hermoso proyecto llamado “Free Photos 4 Special Kids”.

Mildred es madre de cuatro niños. Uno de sus hijos tiene autismo y se convirtió en su inspiración para crear este proyecto que se dedica a regalar sesiones fotográficas a niños con necesidades especiales.

“Mi obra es algo que nace del corazón. Cuando tienes un hijo que es tu vida y que día a día vas tras él para que logre su independencia, un hijo que mucha gente te dice que vivirá pegado a ti hasta que mueras, es que te nace ese empuje, ese coraje de madre que las personas no conocen”, comentó de Jesús.

shutterstock_117773026.jpg

 

La idea de este concepto surge luego de una conversación con una amiga que le comentó sobre un proyecto similar que realizan en otro país. Y es que no se trata de una sesión de fotos como cualquier otra. Mildred transporta a los niños en tiempo y espacio hacia sus cuentos favoritos, y los convierte, a través de disfraces y técnicas de fotografía, en sus personajes favoritos.

Screen Shot 2016-09-20 at 11.19.01 AM.png
foto: CM photography

“Las fotos las hago con pasión, con esa pasión que me provoca ver a una madre tener unos minutos de alegría, que le permiten asimilar que no todo es tan malo y mientras tanto, abandona ese mundo tan cruel por uno lleno de magia. Quizá no dure mucho, pero perdura en una foto que le dará ese empuje que necesita y la ayudará a olvidar sus dolores y el de su hijo, mientras ve solo aquello que soñó”, comentó a Habemus Baby.

De Jesús confiesa que, aunque el proyecto surgió gracias a la inspiración de su hijo y su gusto hacia el famoso personaje Peter Pan, un gran factor que la ha ayudado a pulir esta obra maestra ha sido sus estudios en psicología. Según Mildred, estos le dieron las herramientas necesarias para entender todos los mundos que toca a través de su lente.

14055159_1142707212454006_7150644434715381688_n
foto: CM photography

“La fantasía de ser reinas, princesas, reyes o príncipes es mi tema preferido pero siempre está ese espíritu aventurero y esa magia que despierta en los niños y jovenes donde algunos desean ser villanos, soldados y otros personajes, y por ello no dejaré de retratarlos, solo dejo que vuele la imaginación. ¡Pronto tendré una Rizos de Oro, un Soldado de Plomo y el villano…¡será sorpresa!”, afirmó.

Gracias a distintas personas que admiran la idea de esta mujer optimista, el proyecto ha recibido ya varias donaciones de disfraces y se han retratado personajes de como cuentos el de Alicia en el país de las maravillas, Peter Pan, La sirenita, Superman y Supergirl, Mulán y Jazmine, entre otros.

14114788_1140200999371294_7221454492545537384_o.jpg
foto: CM photography

Te invito a conocer más de este hermoso proyecto y a seguir CM Photography en Facebook: facebook.com/freephoto4specialkids

Amamantar y regresar a tu peso de manera saludable SÍ es posible

Sin duda, la lactancia provee grandes beneficios para el desarrollo del bebé y su relación con mamá. Dicho esto, ¿es cierto que la lactancia puede ayudarte a perder peso? La contestación a esta pregunta es . Amamantar a tu bebé llevando una alimentación balanceada te puede ayudar a alcanzar un peso saludable luego del embarazo.

shutterstock_433541998

Se estima que la lactancia aumenta la necesidad calórica de mamá en un promedio de 400-500 calorías al día. Esto debido a que el cuerpo utiliza aproximadamente 20 calorías para producir una onza de leche materna.

Durante los primeros dos meses del bebé es crucial que mamá obtenga por medio de alimentos todos los nutrientes necesarios para alcanzar una producción de leche materna adecuada y estable.

Una pérdida de peso abrupta al principio de la lactancia puede afectar la producción de leche materna. Es por esto que se recomienda que luego de los primeros dos meses de lactancia mamá consuma no menos de 1,500 a 1,800 calorías al día para alcanzar una pérdida de peso de manera saludable.

shutterstock_271722491.jpg

Entonces la pregunta clave es: ¿qué puedes hacer para promover una pérdida de peso saludable mientras amamantas a tu bebé?

Aquí comparto algunos consejitos:

  1. En las comidas principales, haz que la mitad de tu plato esté compuesto por vegetales y limita la porción de cereales/farináceos (arroz, pasta, viandas) a ¼ parte del plato.
  2. Sustituye los cereales refinados por cereales integrales y altos en fibra. Por ejemplo: en lugar del pan blanco escoge un pan integral con al menos 3 g de fibra por rebanada.
  3. Prefiere productos lácteos bajos en grasa tales como leche 1-2% baja en grasa.
  4. Utiliza métodos de cocción bajos en grasa tales como hervir, cocinar al vapor, saltear, entre otros. Limita el consumo de alimentos fritos y disminuye la cantidad de grasas/aceites utilizados para cocinar.
  5. Escoge cortes de aves, res y cerdo bajos en grasa. Por ejemplo: escoge las pechugas en lugar de las caderas de pollo.
  6. Disminuye la cantidad de azúcar, miel o sirope (“syrup”) añadida a las bebidas y comidas.
  7. Limita el consumo de dulces, galletas, donas y postres.
  8. Selecciona meriendas saludables tales como:
  •   Ensalada de fruta fresca
  •   Yogur simple bajo en grasa con fruta fresca y un poco de granola o semillas
  •   Un palito de queso bajo en grasa y una fruta fresca
  •   Una manzana mediana con 1 cucharada de mantequilla de maní
  •   Palitos de zanahoria o “baby carrots” con hummus
  •   3 tazas de palomitas de maíz (Pop Corn) sin mantequilla
  •   Barritas de avena/granola bajas en azúcar y grasa
  •   Batida de frutas preparada con leche, yogur o kéfir bajo en grasa
  1. Elige el agua como la bebida principal. Disminuye el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.
  2.  Luego de que el médico de su aprobación, haz 30 min diarios de actividad física de intensidad baja o moderada.

shutterstock_176041289

Recuerda que la clave para alcanzar y mantener un peso saludable no es pasar hambre sino consumir una variedad de alimentos de forma moderada y balanceada con el propósito de desarrollar unos hábitos de alimentación que podamos mantener a largo plazo.

Aunque la escritora de esta nota es Licenciada en Nutrición y Dietética, te recomendamos consultar con un profesional de la salud  siempre que desees hacer un cambio en tu alimentación, sobre todo si padeces alguna condición.

Sabemos que como mujer, tu apariencia es muy importante para ti. Sin embargo, la lactancia tiene grandes beneficios para tu bebé. Como ya mencionamos en este escrito, la pérdida de peso de manera  abrupta  puede tener efectos negativos en este proceso. Hay formas saludables de volver a tu peso sin tener que afectar la alimentación de tu bebé. 

No te dejes caer, mamá.

shutterstock_316144391

Les cuento…
Con la mejor intención y el amor más grande del mundo, cuando nación mi hijo menor decidí cambiar la oficina por la casa y trabajar sin abandonar a mi bebé un solo segundo. Pensé que podría con todo… Sí, porque también peco de creerme la Mujer Maravilla.

Además de querer ser la supermamá, también batallo diariamente con querer ser la súpercomerciante y esta combinación es física y emocionalmente agotadora. Repetidas veces he tenido a los dos chicos llorando simultáneamente mientras mi teléfono suena con la llamada de algún cliente (por dar tan solo un ejemplo mínimo de las situaciones que he tenido que enfrentar trabajando desde el hogar).

shutterstock_141147445

Muchas veces me he mirado al espejo y me he preguntado quién es esa loca despeinada que me mira de vuelta. Resulta que soy yo, con mis yoga pants puestos como si en algún momento del día fuera a hacer una asana (cosa que nunca sucede). Mil veces me he sentido fea, abandonada, gorda y todas las cosas que muchas mamás sentimos cuando nos sumergimos en la maternidad, internadas en el hogar.

Entonces, hoy lloré. Lloré porque hace cinco meses no salgo a una reunión de negocios ni me visto ni me arreglo como lo hacía antes. Lloré porque tenía tantas cosas que hacer, problemas por resolver, reportes, campañas… y me cegué.

Me desahogué con mi esposo y luego me sentí mal porque lo había cargado con mi estrés y él andaba lejos. Él, mandado a hacer perfecto para mí, se ocupó de llamar a mi mamá y le pidió de favor que fuera a casa a darme una mano. Tan pronto la vi en la puerta con mi hermana, con comida y una sonrisa, me emocioné mucho y volví a llorar.

Llegaron para ayudarme. De momento hubo un silencio en la casa y pude trabajar en paz, concentrada, pude hablar con colegas y clientes por teléfono como si nada, completé campañas, contenido, comí bien…  ¡y me bañé con una calma! Ahhh…

Mi mamá me abrazó, me echó la bendición y oró por mí para que pudiera encontrar paz. También me dijo las dos cosas que toda mamá espera oír: #1. Que estaba atravesando una situación completamente normal y pronto volvería a ser como antes. #2. Que sacara cita en el salón de belleza y le avisara para venir a cuidarme a los nenes.

Recobré fuerzas y pude pensar mejor, pude organizarme, pude ver que realmente la tormenta no era tan fuerte ni tan fea. Solo que no me había desahogado con nadie hasta hoy y ya andaba cargada, con los pensamientos nublados.

Me levanté y agradecí a Dios por las personas tan hermosas que ha puesto en mi vida. Le di gracias porque nunca me ha soltado y siempre me hace más fuerte y sabia. Hoy aprendí mucho, porque de vez en cuando es necesario tocar fondo. Sí, porque una vez llegas a lo más profundo, la única opción que tienes es subir.

shutterstock_124706830

¡No te dejes caer, mamá! No te entregues tanto que te abandones a ti misma. La maternidad es sin duda la labor más difícil y la más hermosa, y si lo hacemos bien y de corazón, también será la más gratificante.

Sin embargo, seguimos siendo personas, mujeres, profesionales, amigas, esposas… Merecemos darnos cariño y complacernos de vez en cuando. ¡No te presiones, no te castigues y suelta un poco la carga! ¡Todo estará bien!

We can do this!

-HabemusBaby.

Conoce sobre tu derecho a parir acompañada

Muchas madres puertorriqueñas han tenido que enfrentar el proceso de parto, cesárea, nacimiento y recuperación aisladas de sus seres queridos y con la única compañía del personal médico.

shutterstock_216720409

La Ley Núm. 156 del 10 de agosto de 2006 conocida como la “Ley de Acompañamiento durante el Trabajo de Parto, Nacimiento y Post-Parto” al fin reconoció la necesidad de que la mujer esté acompañada durante todo el proceso de parto y de recuperación por la persona o personas que ella desee, tenga o no vínculos familiares con ella.

El acompañante puede ser cualquier persona o personas que escoja libremente la parturienta, para que la acompañe o le asista durante las diversas etapas del parto. Es decir, puede tratarse del padre del bebé, de otros familiares, de amigos, o hasta de una doula.

También la mujer tiene derecho a NO estar acompañada. Es decir, la mujer es la que tiene el derecho de decidir si quiere compañía, quién o quiénes serán sus acompañantes y quiénes no. El padre del bebé por ejemplo no tiene derecho a estar presente en la labor del parto, si la mujer no solicita su presencia.

El acompañante no tiene que estar adiestrado y con esta ley ya no se puede condicionar su presencia a haber tomado un curso de “Parto sin Temor”. Como quiera el acompañante si tiene la obligación de cumplir con las reglas de la institución hospitalaria y no puede interferir con las determinaciones de carácter médico que consideren o tomen los médicos durante el proceso.

La ley no especifica un número máximo de acompañantes. Sin embargo, en los casos de nacimiento por cesárea dice que podrá estar acompañada por “al menos una persona de su elección” y que en última instancia los médicos son quienes determinarán si permiten o no la presencia del acompañante.

shutterstock_238977736

La mayoría de los ginecólogos solamente permiten que los acompañantes entren a la sala de parto cuando ya es inminente el nacimiento y no permiten que permanezcan mientras la mujer se encuentra en la sala de recuperación.

No obstante, las madres en Puerto Rico tienen el derecho a no estar solas mientras experimentan tanto el gran dolor físico como la alegría que conlleva el nacimiento de un hijo.

La ley especifica que la madre tendrá derecho a estar acompañada en las tres fases de la culminación del proceso de gestación. Esto significa que puede estar acompañada desde que comienza el trabajo de parto (antes de estar en parto activo), durante el parto activo, durante el parto o cesárea (nacimiento) y también durante el post-parto (recuperación).

Al crear este derecho la ley reconoce que la experiencia del parto no es meramente una médica sino una familiar y social, y que la compañía es necesaria para el bienestar de la madre y de la criatura.

Por ello la penalidad para quien violente este derecho será de una multa no menor de quinientos dólares ni mayor de cinco mil dólares. La madre cuyo derecho a estar acompañada haya sido violado, podrá querellarse en la Oficina de la Procuradora de la Mujer.

Sobre la Licenciada Dorta Nieves:

dere