Lo que debes saber si estás pensando trabajar desde el hogar

Les comentaba en mi página de Facebook que había tenido un día digno de una columna de desahogo de Habemus Baby  y que la misma trataría sobre el tema de trabajar desde el hogar.

Prometí que les iba a hablar en arroz y habichuelas, directo al grano y con los pros y los contra, a beneficio de todas las mamás que están pensando obtener un trabajo sin salir de la casa.

Les cuento: Mi primer trabajo fue como asistente de un departamento digital y luego trabajé en otra empresa como coordinadora de redes sociales y periodista. Mientras no tenía hijos, dejaba mi pellejo allí. Yo creo que yo me iba del trabajo y mi espíritu seguía redactando en la silla.

Aprendí mucho y mi mentalidad siempre fue esa: aunque saliera esmolía’, como dicen,  si no tenía hijos, tenía el tiempo para aprender y ganar experiencia. Total, que para ese entonces ya estaba casada y mi esposo era comerciante. Los dos vivíamos dedicados a nuestra profesión y estábamos cool con eso.

En verano de 2013 me enteré que estaba embarazada. ¡Felicidad pura porque mi hija fue deseada y planificada! Tuve un embarazo muy lindo, pero estaba cansada. Trabajé seis días a la semana y noventa horas semanales hasta mis treinta semanas de embarazo.

shutterstock_168217364

Ese mismo ritmo de trabajo fue el que hizo que al año de vida de mi hija me atreviera a renunciar y me lanzara a la hazaña empresarial. Sentía que me había perdido sus primeros 365 días de vida y ese no era mi propósito ni visión de la maternidad.

Comencé a trabajar de manera independiente manejando cuentas de redes sociales a distintas empresas (medianas y pequeñas) con deseos de tener buena publicidad pero que no tienen mucho presupuesto.

Lo hice todo superlegal, compré la marca, saqué todos los permisos, alquilé oficina, me compré el mega escritorio, gané clientes más rápido de lo que imaginé y me pompié bien brutal. Al poco tiempo ya tenía servicios subcontratados de fotografía, vídeo, diseño gráfico e imprenta, etc.

A los cuatro-cinco meses de esta aventura (sí, todo pasó muy rápido) me enteré que estaba embarazada de mi segundo bebé. Estuve llorando todo el primer mes porque tenía miedo de fracasar en mi negocio y como madre. Además, ya la cosa estaba fea en la economía local. Me dio miedo y punto. Agraciadamente, mi esposo reaccionó súperbien y eso me quitó un peso de encima. Entre los dos metimos mano, como siempre.

cropped-12274613_10153847309404432_7403398586425762547_n.jpg

Tuve el mejor embarazo del mundo. Aumenté solo 17 libras y eso me ayudó a mantenerme activa en mi trabajo hasta el final. ¡Con decirles que una de mis clientes ni se enteró que yo estaba embarazada!

El punto es que desde que nació mi segundo hijo todo ha cambiado. Lo amo, es bello, es idéntico a mamá, y sí, los nenes son de mami, pero la realidad es que tener negocio propio y ser mamá de dos es bien difícil.

shutterstock_263698928

Me he visto obligada a trabajar desde casa durante los pasados tres meses y aunque lo veo más o menos como un receso de maternidad (sin dejar de trabajar), hay cosas que no son para uno y a eso es a lo que quiero llegar.

<<A lo mejor se preguntarán por qué tanta historia de mi trabajo previo pero necesito que visualicen el estilo de vida al que estaba acostumbrada antes de comenzar a trabajar por mi cuenta y tener que pasar estos meses en casa.>>

Sí, es cierto, mi trabajo es bien digital. Realmente lo puedo hacer desde cualquier lugar que tenga internet (internet, café y silencio), pero yo estoy acostumbrada a levantarme temprano, vestirme bien, llegar a mi escritorio, producir e interactuar con otras personas.

Tuve un ritmo de vida bien acelerado desde el 2010 y me acostumbré a eso. Estos meses que he trabajado desde casa me he sentido encerrada, fea y aunque sigo trabajando igual de mucho, el hech0 de hacerlo desde mi hogar me hace sentir que no estoy siendo igual de productiva que antes.

Sé que hay muchas mamás que darían lo que fuera, LO QUE FUERA, por poder trabajar desde la casa y cuidar ellas mismas a sus hijos. A esas mamás les digo que NO es fácil o quizás yo soy muy exigente.

Tus ojos no van a dejar de ver los trastes sucios que hay en el fregadero ni la ropa que se sale del hamper. Cocinar te restará tiempo de productividad y pasarás la mayor parte del tiempo limpiándote algún buche de la ropa y cambiando pañales. ¡Ah! Y algunas personas nunca entenderán que estás trabajando, por lo que te visitarán constantemente.

shutterstock_162437141

Ahora les voy a hablar del lado positivo, porque les dije que les daría los pros y los contras de trabajar desde el hogar.

–Lo primero, mamás, es que no tendrán que madrugar tanto o tener las mañanas tan apresuradas. Si te levantaste varias veces en la noche para atender a tu bebé, puedes aprovechar y descansar.

–Podrás lactar a tiempo completo  mientras quieras.

–Te ahorrarás el tiempo de vestirte y arreglarte (aunque yo lo hago de vez en cuando).

–Hablando de ahorrar, ¡puntos extra por ahorrarte el dinero de un cuido!

–Crianza con apego

Don’t get me wrong. Yo soy bien mamá y por eso tengo sentimientos encontrados. Nada me da más tranquilidad que saber que a mis hijos los cuido yo la mayor parte del tiempo pero llegó un momento en el que tuve que aceptar que para hacer un trabajo de excelencia necesitaba, aún dentro de mi hogar, tener una reglas y una estructura a seguir.

¿Qué hice? Esto, entre otras cosas:
–Preparé un área de trabajo en la casa apartada de la cocina y el laundry.

–Hice un calendario de días en los que mami vendría a ayudarme en casa para poder trabajar sin interrupciones, de la misma manera que coordiné con mi suegra para que me ayudara con la nena.

–Me obligué a cambiar mentalmente de escenario tan pronto me sentara en el escritorio y si a pesar de mis esfuerzos, por alguna razón no puedo entrar en work-mode, ¡me visto y me peino como si fuera a salir!

–Adoptar un método comunicación efectivo con mis clientes.

Mamá,
Si te sientes capaz de sobrepasar los obstáculos y crees que no te afectará en tu desempeño trabajar desde el hogar, ¡hazlo! La recompensa es buena.

Si por otra parte sabes que no estás hecha para eso, no lo hagas y no te sientas mal por ello. ¡Todas somos diferentes y eso no te hace mala madre!

Yo estoy poniendo de mi parte para sobrevivir  con una sonrisa y babeada de amor estos meses que se van volando.

Lo importante es reconocer la bendición de tener a nuestros hijos con nosotros y esforzarnos siempre por su bienestar.

¡Abrazo solidario!

-Karlaimar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *