Mis secretos para seguir: La maternidad y la vida profesional

Hace poco se me acercó una mamá joven simplemente a desahogarse. No eramos amigas, no nos conocíamos de antes, pero ella sabía que dentro de las distintas cosas que hago, también soy blogger de maternidad.

Además, sabía que yo no escribo de temas de lactancia, ni de vacunas, ni de colecho, sino sobre la maternidad y el trabajo, y la importancia de mantener nuestra escencia como mujeres emprendedoras.

Sé que es un tema que no a todas las mamás les encanta, sobre todo si se encuentran en una etapa de sus vidas en la que sienten que por más opciones que busquen, por más grietas por las que se asomen para ver la luz del sol, no encuentran ni claridad ni formas de volver a trabajar luego de haberse convertido en madres.

Y eso es normal, todas hemos estado ahí. ¡Sentirse fundidas es normal! YO estuve ahí, por eso les escribo, porque sé que es una etapa pasajera, temporera y todos los sinónimos que podamos añadir aquí, pero lo que quiero que sepan es que este tiempo PASA.

No quiero ofrecer detalles de cuándo y cómo la mamá se me acercó ni su nombre por respeto a la confianza que tuvo conmigo. Solo quiero decirles que me vi en ella, que la dejé hablar muchísimo porque sabía que ella no tenía con quién desahogarse porque ya su esposo, su mamá y su suegra se habían convertido en oídos y fuentes de consejos útiles pero monótonos.

Me dijo que tenía dos hijos chiquitos y que desde que se convirtió en madre anda en un pequeño ‘limbo’ profesional y académico. Que cuando más feliz ella se sintió fue cuando tuvo a su primer hijo porque pudo ser madre y continuar sus estudios, y eso la hizo sentir poderosa… pero cuando llegó el segundo hijo todo cambió. Comenzaron las limitaciones y las pausas a sus metas.

Dentro de las cosas que me dijo, jamás olvidaré estas palabras: “Me siento como un barquito que anda flotando en el medio del mar sin saber a dónde ir”.

¡AY! ¡Cómo la entendí! Mi primera hija fue un bálsamo de tranquilidad que me dormía toda la noche desde los tres meses y mi segundo hijo es como una batidora encendida y sin tapa.

Sí, ¡se pueden reír! ¡Hasta yo me río! Definitivamente, todos los hijos son diferentes pero eso lo aprendemos por nuestra cuenta. A los dos los amo con la misma intensidad, pero creer que como el primer hijo fue súper tranquilo, el segundo va a ser igual, es un error.

Así que, luego de dejarla hablar y escucharla atentamente, hablé yo.
Le recomendé algo que me ha ayudado a mí muchísimo. Creo que ha sido mi secreto para sobrevivir en ambas facetas: maternidad y trabajo, y por eso aprovecho para compartirlo con ustedes.

Lo primero que tienen que hacer es aceptar su realidad. Sonará simple e incípido pero realmente es algo bien importante.

El día que yo acepté, internalicé y entendí que soy mamá y que lo seré toda la vida, comencé a fluir mucho mejor. Porque teniendo claras mi posibilidades y mis limitaciones, pude desarrollar un plan de trabajo efectivo y realista, que funcione para MI estilo de vida.

¿Vieron que el primer paso es importante?

Les doy mi ejemplo: Soy mamá de dos niños chiquitos que van a un centro educativo de lunes a viernes. Entran a las 7:45 de la mañana y los puedo recoger entre las 3:00 p.m. y las 5:30 p.m..

ESE es MI tiempo de productividad. TODO lo que tenga que hacer profesional y/o académicamente (incluso a veces incluyo tareas del hogar), lo tengo que hacer dentro de estas horas porque la realidad es que una vez los niños estén en casa, no puedo hacer nada del trabajo y ellos tampoco merecen que yo esté trabajando cuando se supone que esté dedicándoles mi atención y todo mi amor.

No hago compromisos de trabajo en horarios que sean antes de las 9 a.m. ni después de las 2:45 p.m. De igual manera mis clientes saben que me conecto a trabajar a las 9:00 a.m. y me desconecto a las 6:00 p.m., y si algo urge puede que les envíe un email. También saben que no contesto mensajes de texto o WhatsApp por la noche porque a esa hora no se trabaja.

¡Ah! ¿Que tus hijos son bebés y es más difícil? Sí, es cierto. En esa etapa fue que descubrí que tenía que trabajar por mi cuenta o para una empresa a medio tiempo.

¿Que si te buscas un part time el ingreso disminuye significativamente? ¡Sí! Esa es la parte en la que empezamos a analizar qué talentos tengo y cómo puedo sacarles provecho desde el hogar.

Cynthia Martínez, de My Barely Famous Life, es muy buena recordándonos algo que mantengo presente y también paso pa’ lante: “Tú no me puedes decir a mí que no hay ni un solo momento del día en el que no puedas sacar unos minutos para trabajar PARA TI. ¡Tienes que hacer tiempo!”.

Se los juro que lo escribo y escucho la voz de Cynthia diciéndomelo.

¿Cuándo es que tu hijo toma sus siestas? ¿Cúando es que alguien te visita para ayudarte con tu bebé? ¿Dónde está el coffee shop más cercano al que puedas ir una hora cada día con tu bebé en el coche y tu laptop? ¡Mira! Hasta te puedes grabar mientras cocinas. ¡Graba tus ideas! Anota en una servilleta, pero no dejes caer tus sueños y tus metas.

Ya lo he dicho muchas veces: Los hijos NO son impedimento. Podemos lograr nuestras metas, quizás a un paso más lento que las personas que no tienen hijos, pero no hay que detenerse. PRESS PAUSE AND PLAY, BUT NEVER STOP.

Por eso regreso al primer punto: ACEPTA TU REALIDAD. ERES MAMÁ Y LO SERÁS SIEMPRE. Escribe en un papel todas las cosas que haces a diario y si puedes anotarlas por hora, mejor. Así podrás ver qué tiempo tienes libre durante el día.

¡Y no me digas que cero porque puedo ponerme a trabajar aquí mismo y sacarte las estadísticas del tiempo promedio que las personas invierten a diario navengando por las redes sociales! ¡Tienes tiempo! Quizá media hora nada más pero es algo…¡Es tiempo valioso!

Algo muy importante de aceptar la realidad de ser mamás es que podemos reaccionar mejor a las situaciones que surgen de momento, como por ejemplo, que el niño se enfermó y hay que buscarlo a la escuela o simplemente no puede ir a la escuela o que la nena se hizo nini y hay que llevarle ropita, que hay citas médicas, asignaciones, actividades…

¡Antes me daba un estrés terrible pero ya no me lo permito porque estas cosas y otras similares van a seguir pasando for ever!

¿Ustedes saben TODO EL DAÑO que causa el estrés en nuestro cuerpo? ¡Eso es tema para otra entrada al blog!

Este otro consejo que les voy a dar es ORO, es importantísimo: Si te sientes sumamente frustrada, deprimida y estresada por la maternidad, y sientes que no tienes con quién hablar, BUSCA AYUDA PROFESIONAL. Mire, comay, ir al psicólogo de lo más chévere que es.

Yo extraño a la mía porque éramos mamás contemporáneas, para el segundo embarazo estuvimos en cinta al mismo tiempo. Llegó el punto en el que nos desahogábamos mútuamente, nos reíamos y créanme, uno se siente mucho mejor. ¡Buscar ayuda no es malo! ¡Yo lo hice y no me arrepiento!

¿La ñapita? ¡Hagan Yoga y aliméntense bien! Dedíquense unos minutos al día, aunque sean solo cinco, para salir y coger un poquito de sol, respirar profundo y agradecer sus bendiciones. ¡Créanme que eso ayuda mucho a su estado de ánimo y a fluir mejor!

Ustedes saben que las quiero. Las quiero bien, emprendedoras y en armonía con la etapa más bella de sus vidas: la maternidad. Yo no soy perfecta, pero soy de carne y hueso como ustedes, y en lo que les pueda aconsejar, aquí estoy frente al teclado.

We can do this! We press pause and play,  but never STOP!

 

-Karlaimar, #HabemusBaby.

La frustración de sentirse mal físicamente

¡Hola mamás! ¡Espero se encuentren bien! Se supone que hoy sacara tiempo para escribirles sobre otro tema que ya había escogido, pero este blog surgió con dos propósitos:

1.Poder ayudarlas con mis experiencias como mamá que trabaja por su cuenta y 2. Poder desahogarme cuando la vida se me anda complicando.

Hoy les iba a escribir sobre un tema relacionado al trabajo y unas decisiones profesionales que tomé mientras me encontraba fuera de la Isla, pero ahora mismo necesito desahogarme a través del teclado, así que desde ahora les agradezco por leer. Les adelanto que estas entradas al blog que surgen así, de improvisto, carecen de la estructura que suelo mantener en mis escritos.

Bueno, aquí vamos…

Si me conoces desde hace tiempo debes saber que siempre me he preocupado por mi salud, por mi peso y por ser una persona lo más sana y activa posible.

Con frecuencia ando orientándome sobre la sana alimentación en distintos aspectos, desde para aumentar metabolismo hasta para tratar enfermedades, porque sí, soy de esas personas que cree en el poder de los alimentos para combatir enfermedades. También prefiero el quiropráctico antes de ingerir cualquier pastilla para combatir el dolor… ¡pero esa soy yo! Y también soy sumamente respetuosa en cuanto a la opinión ajena.

Resulta que desde hace un tiempo había estado notando unos síntomas en mi cuerpo que entre mi esposo y yo monitoreamos, y ya estando en Florida empeoraron, así que decidí consultar con un doctor. Los síntomas eran moretones de las caderas hasta las piernas y dolores en las rodillas y piernas de manera escalonada.

Luego de unos episodios de dolores fuertes, acudí a unas oficinas médicas donde comenzaron a realizarme una batería de laboratorios donde según pedí, primero descartaríamos cualquier enfermedad relacionada con la sangre o algo grave.

Como no quiero hacer esto muy largo, en resumidas cuentas, me hicieron 4 laboratorios de sangre, con un tiempo de 4-6 semanas de espera entre cada uno para saber los resultados. Yo no sé por qué era tanto tiempo, lo que sé es que era bien frustrante esperar tanto para que me dijeran que todo estaba bien cuando realmente mi dolor era cada vez peor.

Si me conoces bien debes saber que soy super mega fan de The Golden Girls.
Cada vez que la doctora venía con los resultados y me decía que “todo estaba bien”, me recordaba a ese episodio de la serie donde Dorothy Zbornak se siente enferma, adolorida y cansada, y viajó incluso desde Miami a NY a evaluarse, solo para que los doctores le dijeran que no tenía nada, que era la edad, que debía estar cansada e incluso uno de los doctores se burló de ella.  Al final, justo en su momento de desesperación, encontró un médico que dió con su enfermedad.

¿Saben qué ella hizo cuando se enteró de que en efecto, tenía una condición de salud debilitante? Celebró. ¡Sí! Celebró porque no es fácil sentir y saber que algo anda mal en tu cuerpo, tener dolor constantemente y que no importa cuántos laboratorios médicos te hagan, te digan que todo está bien, que no tienes nada.

Así estaba yo hasta mi último examen de sangre.
Recuerdo que ese día le dije a mi esposo: “Papa, no es que yo quiera estar enferma, jamás lo desearía, pero si hoy yo voy para allá y me vuelven a decir que todo está bien, me voy a enfogonar. Yo me conozco, yo siempre he sido una persona saludable y tengo mucho dolor”.

Llegamos a la cita, entro al cuarto, entra la doctora 15 minutos después, abre los laboratorios – que esta vez eran para verificar el tiempo de coagulación en la sangre y posibilidad de artritis- y me dice: “Todo está bien. Lo único que vemos es que tu cuerpo no tiene la retención de hierro que se supone que tenga pero no es nada alarmante”.

“¡No! ¡Yo tengo dolor! Me duelen las rodillas, me duelen las piernas. Hace poco tenía unos moretones en las rodillas así (le enseñé una foto de mi celular)” y justo en ese momento que ella se me acerca me doy cuenta de que en todo el proceso de evaluación y todas mis citas previas, la doctora nunca me había tocado las rodillas.

Ahí se acercó, me miró bien las piernas y me dijo: “Vengo ahora, voy a buscarte un referido con un reumatólogo”.

Ese vengo ahora se convirtió en media hora de espera en el cuarto, cuando de momento, la doctora regresó con su jefe. Ella se echó para atrás y se recostó de la pared de fondo y el doctor se acercó hacia mí y se presentó. Acto seguido me dejó saber que tenía unas preocupaciones con mis laboratorios y mis síntomas físicos, los moretones, los dolores y la falla en la retención del hierro.

Entonces me habló de la posibilidad de que tuviera Artritis Reumatoide Seropositvo, un tipo de artritis que no se refleja en las pruebas de laboratorio.

Como madre al fin, pregunté si podía morir por esa condición (y aquí no hay espacio para juzgar el desconocimiento porque si vamos a hablar de mi desconocimiento, empecemos por decir que yo creía que la artritis le daba  a personas mayores nada más) y también le pregunté cuáles eran los síntomas. El doctor me dijo que no, que esta condición no es una sentencia a muerte y que los síntomas son “dolor, mucho dolor”. También le pregunté qué procedía para comenzar tratamiento y si con tratamiento podría tener una vida normal. El punto es que aclaré todas mis dudas y al salir de allí me acordé de Dorothy.

La cita con el reumatólogo era a casi tres meses de espera, así que consulté con mi esposo, pusimos varias cosas en balanza y digamos que mi situación de salud fue algo de gran peso en la decisión de regresar a Puerto Rico.

Tener dos niños chiquitos y estos dolores sin apoyo familiar es bien difícil y cada día que pasa agradezco más a Dios porque mi esposo y yo tuvimos la oportunidad de regresar tan rápido como deseamos.

Hoy sigo aquí aprendiendo más sobre cómo manejar estos dolores en lo que llega el día de mi cita médica (en Puerto Rico también me tocó esperar pero con apoyo familiar todo es más llevadero).

Recientemente me orienté con una especialista en nutrición y descubrí que mi nuevo estilo de alimentación vegano (de la manera en la que lo estaba llevando YO) me estaba ocasionando más dolor porque los alimentos altos en carbohidratos como el arroz y el pan, las pastas, etc., son alimentos inflamatorios y no me ayudan para nada.

Cuando comencé mi estilo  de alimentación vegano lo hice por mi cuenta y orientada por varios documentales de Netflix pero tan pronto uno empieza a aplicar la dieta, te ves careciendo de alimentos que estás acostumbrada a consumir y te refugias en los que sabes que puedes consumir y que ya conoces. Eso fue lo que me pasó con el pan, el arroz y las harinas.
Así que sí, esta vegana aumentó de peso.

¿Qué estoy haciendo ahora? Llevo una dieta alkalina, bien baja en carbohidratos, en harinas y en gluten, consumiendo alimentos que me ayuden a bajar la inflamación de la manera más natural posible.

Esta soy yo, mamás. Saben que jamás he intentando imponer mi visión y estilo de vida en nadie a través de mis escritos. Hoy solo quería escribirles porque nunca me había sentido tan mal físicamente. ¡Oye! Y yo hasta me río, porque literal, ando con “el barrunto”, como mis abuelas. “¡Hoy llueve, me duelen los huesos!”… También me frustra reconocer que nunca había pesado tanto tampoco.

Orita leí que si tengo ansiedad, debo dejar de pensar en el futuro y si tengo tristeza, debo dejar de vivir en el pasado.

Creo que ha sentido las dos cosas. Ansiedad porque quiero ya sentirme bien y volver a ser la Karla de hace unos años (sin dolor, en mi peso saludable, más activa… cuando tengo dolor no puedo hacer yoga ni ir al gimnasio) y un poco de tristeza por las mismas razones.

Soy humana, soy mamá, siento y padezco, y sí, también me frustro…
¡AH! pero también sé de los efectos negativos del estrés así que aquí me tienen descargándome en el teclado para poder continuar con mi día.

¡Gracias por leerme, mamás! Les prometo update de mi salud tan pronto me vea el doctor.

Asanas para tu embarazo

columna escrita el 5 de enero de 2016

 Karla Aimar comparte su segunda experiencia practicando yoga prenatal.

El martes tuve la oportunidad de asistir a mi segunda clase de yoga prenatal con la instructora Mara Saldaña, ¡y pasé un rato maravilloso!

Comenzamos con los ejercicios que ya conocemos (los que les mostré en la primera columna). Esto me ayudó a ir calentando el cuerpo, estirarme (especialmente el área de la pelvis y caderas) y soltar tensión.

¡Luego fue que vino lo bueno! Por primera vez realizamos varias asanas que dejaron sentir sus efectos al otro día en mis brazos y piernas. Yo las había intentado en casa por mi cuenta pero cuando tenemos un instructor que nos corrige y realmente nos pone en postura, es diferente. ¡Les comparto algunas a continuación!

Comencemos por la silla o utkatasana: esta postura te ayuda a fortalecer el área de las caderas y a tonificar los músculos de las piernas mientras estiras la zona del pecho y los hombros.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.20.29 PM.png

Para lograrla debes separar los pies, doblar rodillas y posicionarte como si literalmente te fueras a sentar en una silla. Mientras haces esto debes mantener tu espalda derecha y estirar tus brazos. Puedes hacerla igual que en la foto o con los brazos hacia arriba. Quédate ahí unos segundos, baja los brazos y enderézate. Repite varias veces.

Esta próxima asana (el árbol) lo primero que hará es demostrarte cuánto balance tienes. No te preocupes, ¡yo tambaleé varias veces! Sus beneficios incluyen fortalecimiento de piernas, caderas y zona pélvica además de mejorar el balance y la estabilidad de tu cuerpo. Puedes colocar el pie como aparece en la foto o subirlo al muslo pero intenta no dejar el talón sobre la rodilla. Respira unos segundos en esta postura y cambia de pierna.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.21.18 PM.png

Si buscas realizar una asana que de verdad se sienta, que “te pique” como uno dice, te presento el Guerrero II. A simple vista parece inofensiva, pero veinte segundos en esta postura y varias repeticiones te harán cambiar de opinión.

Sus beneficios incluyen el fortalecimiento de piernas y tobillos, estiramiento de pecho y hombros, alivia molestias de carpal tunnel, nervio ciático y los dolores de espalda tan comunes en el segundo y tercer trimestre del embarazo. Intenta quedarte en esta postura lo más que puedas y luego cambia al otro lado.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.22.08 PM.png

Una asana que puedes utilizar para descansar, respirar, estirar la zona pélvica, brazos y espalda es la tan conocida “Child’s pose”. Arrodíllate y siéntate sobre tus talones. Luego, con las piernas separadas deslízate hacia el suelo y con los brazos puedes ir estirándote hasta donde puedas.

Las mamás en su primer trimestre podrán bajar más. Si estás en tu segundo o tercer trimestre llega hasta donde tu barriga te lo permita. No ejerzas presión sobre ella. Inhala y exhala por la nariz lenta y profundamente hasta que te sientas aliviada.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.22.19 PM.png

Recuerda: Si estás embarazada y te animas a realizar estos ejercicios, consulta con tu médico previamente. Si te da luz verde, ¡felicidades! El yoga es maravilloso para el embarazo. Como podrás haber notado, la mayoría de las asanas se enfocan en fortalecer esas zonas del cuerpo que juegan un papel principal en el momento del parto.

Para empaparte más de estas posturas y animarte a hacer tu propia rutina, te invitamos a seguirnos en instagram: @HabemusBaby y @MaraSaldana.