El 2018 tuve más de 365 experiencias

Bueno, todo lo que parezca clichoso no encaja conmigo pero algo tienen los escritos de fin de año que sí me gustan.

A veces los hago privados y a veces los comparto, pero creo que son una muy buena manera de analizar cómo nos fue durante estos 365 días y la manera en la que trabajamos con estos sucesos.

Tengo que empezar diciendo que un día como hoy me encontraba viviendo fuera de la Isla, en Orlando FL, celebrando por primera vez la despedida de año lejos de mi familia, incluyendo mi esposo que tenía que trabajar. Entonces, esto me lleva a analizar si realmente estaba celebrando.

Definitivamente no era la misma celebración de todos los años pero no estaba en duelo tampoco. Para ese tiempo ya había “botado el golpe” de estar lejos de mi familia, tras dos meses llorando prácticamente a diario. Además, estaba con la familia de mi esposo, al otro día bajaríamos a Tampa a ver a mi hermano y tengo que decir que la Navidad en FL es muy bonita.

Recibí el año viviendo en un apartamento pequeño en Orlando, pero lleno de amor y siempre, siempre en GRATITUD por las nuevas experiencias que estábamos experimentando. ¡Aprendimos tanto! Todo en esta vida pasa con un propósito y salir de Puerto Rico durante casi un año (11 meses) fue grande en todos los sentidos.

Primeramente, el 2018 fue una total salida de nuestra zona de comfort y eso siempre es necesario. Llegamos a un lugar desconocido y cosas tan sencillas como aprender a guiar en otro estado, conocer las calles, cómo llegar sola a los sitios y eventualmente trabajar, fue la mezcla perfecta entre miedo, emoción y crecimiento.

Aún siendo una persona introvertida (if you haven’t noticed) estar sola fue la mejor motivación para conocer gente nueva. Ese cambio de lugar, ese sentimiendo de soledad me hizo un día acercarme a través de Facebook a una blogger puertorriqueña que se encontraba en Florida después del huracán y gracias a ese mensaje que envié, conocí y formé parte del grupo de Latin Bloggers de Florida Central. ¡Qué grupazo de mujeres fabulosas!

Aún teniendo mucho trabajo con los clientes fieles y maravillosos que permanecieron junto a Ponlo Social durante esos meses fuera de la Isla, sentirme encerrada en un apartamento también fue el impulso que necesité para salir a buscar trabajo. ¿Saben dónde trabajé? En LOFT de WinterPark Florida. ¡Qué lugar BELLO! Dios sabe que si fuera millonaria tendría una casa allí ahora mismo. Vestirme, ponerme linda y hablar con los clientes fue un bálsamo para mí.

Perfeccionar mi inglés también vino con toda esta travesía, de la misma manera que introducir a mis hijos a un segundo idioma y otras culturas ¡porque mira que Florida es un lugar variado en culturas! Mi hija pudo entrar en una escuela bilingüe pero mi hijo no pudo por su edad, así que este niño llegó a Puerto Rico hablando inglés.

Algo maravilloso que me regaló el 2018 (y finales de 2017) fue poder compartir como nunca antes con mi hermano militar, mi cuñada y mi sobrino, que ya llevan al rededor de 7 años viviendo fuera de Puerto Rico. Los años que estuvimos sin vernos los recompensamos en esos once meses. ¡Lo malo es que ahora los extraño el doble!

Pero el 2018 también me trajo una situación que no esperaba, que me tomó por sorpresa y fue detonante para hoy estar de vuelta en Puerto Rico.

En febrero comencé a sentir unos dolores en el cuerpo fuertes, en mayo fui referida a un reumatólogo y por el largo tiempo de espera para la cita y estar lejos de la familia, decidimos que era mejor esperar por esta cita cerca de los de uno.

Entre esta y otras situaciones que analizamos con calma (inluyendo que mis clientes estaban en la Isla), decidimos regresar a nuestro terruño un 4 de agosto y las bendiciones han sido constantes.

Practicamente fui recibida con la bendición de poder trabajar como profesora en mi Alma Mater y poco a poco poder compensar por los clientes que perdí tras el paso del huracán María.

También me he dedicado a compensar doblemente el tiempo que pasé lejos de mi familia, especialmente de mami y mis abuelos. Si algo me enseñó este año es que la familia es primordial y una bendición.

Hace práctiamente dos semanas recibí diagnóstico de osteoartritis y síntomas de fibromialgia y para ser sincera, aunque pudiera estar diciendo ¿¡Por qué a mí, tan joven y con dos hijos chiquitos!?, la tranquilidad de saber qué tengo era todo lo que deseaba.

En todos estos meses de análisis y esperar por citas médicas, yo solo quería saber qué rayos tenía para poder tratarme naturalmente y seguir con mi vida porque esto NO será impedimento para mí, para ser madre ni para mi desarrollo profesional. ¿Sabes que eres lo que atraes con tu mente y que Dios es médico por excelencia? ¡Yo lo sé y lo creo!

Ayer, en la Iglesia hermosa que encontramos de regreso a la Isla, le pedí a Dios con todo mi corazón que este 2019 lo recibiera con una inyección de ENERGÍA POSITIVA y ENFOQUE, de manera que mi carrera y todo lo que deseo crecieran como la espuma. También le pedí a Dios que me cerrara las puertas necesarias si no me convenían y que apartara de mí personas que no me vayan a ayudar a crecer ni a depositar energías positivas en mi vida ni ser buenas influencias. ¡No quiero malas vibras! ¡Quiero seguir creciendo!
Quiero salud para mí y mis seres queridos, muchos momentos de felicidad y unión familiar y poder continuar supliéndole lo necesario a mis hijos para que tengan la calidad de vida que mi esposo y yo soñamos para ellos.

¡Y definitivamente, quiero vivir este año agarrada siempre de la mano de Dios!

Para mi Puerto Rico deseo prosperidad, menos crímenes, más amor y tolerancia.

¡BENDICIONES A TODAS Y FELIZ AÑO NUEVO 2019!


La frustración de sentirse mal físicamente

¡Hola mamás! ¡Espero se encuentren bien! Se supone que hoy sacara tiempo para escribirles sobre otro tema que ya había escogido, pero este blog surgió con dos propósitos:

1.Poder ayudarlas con mis experiencias como mamá que trabaja por su cuenta y 2. Poder desahogarme cuando la vida se me anda complicando.

Hoy les iba a escribir sobre un tema relacionado al trabajo y unas decisiones profesionales que tomé mientras me encontraba fuera de la Isla, pero ahora mismo necesito desahogarme a través del teclado, así que desde ahora les agradezco por leer. Les adelanto que estas entradas al blog que surgen así, de improvisto, carecen de la estructura que suelo mantener en mis escritos.

Bueno, aquí vamos…

Si me conoces desde hace tiempo debes saber que siempre me he preocupado por mi salud, por mi peso y por ser una persona lo más sana y activa posible.

Con frecuencia ando orientándome sobre la sana alimentación en distintos aspectos, desde para aumentar metabolismo hasta para tratar enfermedades, porque sí, soy de esas personas que cree en el poder de los alimentos para combatir enfermedades. También prefiero el quiropráctico antes de ingerir cualquier pastilla para combatir el dolor… ¡pero esa soy yo! Y también soy sumamente respetuosa en cuanto a la opinión ajena.

Resulta que desde hace un tiempo había estado notando unos síntomas en mi cuerpo que entre mi esposo y yo monitoreamos, y ya estando en Florida empeoraron, así que decidí consultar con un doctor. Los síntomas eran moretones de las caderas hasta las piernas y dolores en las rodillas y piernas de manera escalonada.

Luego de unos episodios de dolores fuertes, acudí a unas oficinas médicas donde comenzaron a realizarme una batería de laboratorios donde según pedí, primero descartaríamos cualquier enfermedad relacionada con la sangre o algo grave.

Como no quiero hacer esto muy largo, en resumidas cuentas, me hicieron 4 laboratorios de sangre, con un tiempo de 4-6 semanas de espera entre cada uno para saber los resultados. Yo no sé por qué era tanto tiempo, lo que sé es que era bien frustrante esperar tanto para que me dijeran que todo estaba bien cuando realmente mi dolor era cada vez peor.

Si me conoces bien debes saber que soy super mega fan de The Golden Girls.
Cada vez que la doctora venía con los resultados y me decía que “todo estaba bien”, me recordaba a ese episodio de la serie donde Dorothy Zbornak se siente enferma, adolorida y cansada, y viajó incluso desde Miami a NY a evaluarse, solo para que los doctores le dijeran que no tenía nada, que era la edad, que debía estar cansada e incluso uno de los doctores se burló de ella.  Al final, justo en su momento de desesperación, encontró un médico que dió con su enfermedad.

¿Saben qué ella hizo cuando se enteró de que en efecto, tenía una condición de salud debilitante? Celebró. ¡Sí! Celebró porque no es fácil sentir y saber que algo anda mal en tu cuerpo, tener dolor constantemente y que no importa cuántos laboratorios médicos te hagan, te digan que todo está bien, que no tienes nada.

Así estaba yo hasta mi último examen de sangre.
Recuerdo que ese día le dije a mi esposo: “Papa, no es que yo quiera estar enferma, jamás lo desearía, pero si hoy yo voy para allá y me vuelven a decir que todo está bien, me voy a enfogonar. Yo me conozco, yo siempre he sido una persona saludable y tengo mucho dolor”.

Llegamos a la cita, entro al cuarto, entra la doctora 15 minutos después, abre los laboratorios – que esta vez eran para verificar el tiempo de coagulación en la sangre y posibilidad de artritis- y me dice: “Todo está bien. Lo único que vemos es que tu cuerpo no tiene la retención de hierro que se supone que tenga pero no es nada alarmante”.

“¡No! ¡Yo tengo dolor! Me duelen las rodillas, me duelen las piernas. Hace poco tenía unos moretones en las rodillas así (le enseñé una foto de mi celular)” y justo en ese momento que ella se me acerca me doy cuenta de que en todo el proceso de evaluación y todas mis citas previas, la doctora nunca me había tocado las rodillas.

Ahí se acercó, me miró bien las piernas y me dijo: “Vengo ahora, voy a buscarte un referido con un reumatólogo”.

Ese vengo ahora se convirtió en media hora de espera en el cuarto, cuando de momento, la doctora regresó con su jefe. Ella se echó para atrás y se recostó de la pared de fondo y el doctor se acercó hacia mí y se presentó. Acto seguido me dejó saber que tenía unas preocupaciones con mis laboratorios y mis síntomas físicos, los moretones, los dolores y la falla en la retención del hierro.

Entonces me habló de la posibilidad de que tuviera Artritis Reumatoide Seropositvo, un tipo de artritis que no se refleja en las pruebas de laboratorio.

Como madre al fin, pregunté si podía morir por esa condición (y aquí no hay espacio para juzgar el desconocimiento porque si vamos a hablar de mi desconocimiento, empecemos por decir que yo creía que la artritis le daba  a personas mayores nada más) y también le pregunté cuáles eran los síntomas. El doctor me dijo que no, que esta condición no es una sentencia a muerte y que los síntomas son “dolor, mucho dolor”. También le pregunté qué procedía para comenzar tratamiento y si con tratamiento podría tener una vida normal. El punto es que aclaré todas mis dudas y al salir de allí me acordé de Dorothy.

La cita con el reumatólogo era a casi tres meses de espera, así que consulté con mi esposo, pusimos varias cosas en balanza y digamos que mi situación de salud fue algo de gran peso en la decisión de regresar a Puerto Rico.

Tener dos niños chiquitos y estos dolores sin apoyo familiar es bien difícil y cada día que pasa agradezco más a Dios porque mi esposo y yo tuvimos la oportunidad de regresar tan rápido como deseamos.

Hoy sigo aquí aprendiendo más sobre cómo manejar estos dolores en lo que llega el día de mi cita médica (en Puerto Rico también me tocó esperar pero con apoyo familiar todo es más llevadero).

Recientemente me orienté con una especialista en nutrición y descubrí que mi nuevo estilo de alimentación vegano (de la manera en la que lo estaba llevando YO) me estaba ocasionando más dolor porque los alimentos altos en carbohidratos como el arroz y el pan, las pastas, etc., son alimentos inflamatorios y no me ayudan para nada.

Cuando comencé mi estilo  de alimentación vegano lo hice por mi cuenta y orientada por varios documentales de Netflix pero tan pronto uno empieza a aplicar la dieta, te ves careciendo de alimentos que estás acostumbrada a consumir y te refugias en los que sabes que puedes consumir y que ya conoces. Eso fue lo que me pasó con el pan, el arroz y las harinas.
Así que sí, esta vegana aumentó de peso.

¿Qué estoy haciendo ahora? Llevo una dieta alkalina, bien baja en carbohidratos, en harinas y en gluten, consumiendo alimentos que me ayuden a bajar la inflamación de la manera más natural posible.

Esta soy yo, mamás. Saben que jamás he intentando imponer mi visión y estilo de vida en nadie a través de mis escritos. Hoy solo quería escribirles porque nunca me había sentido tan mal físicamente. ¡Oye! Y yo hasta me río, porque literal, ando con “el barrunto”, como mis abuelas. “¡Hoy llueve, me duelen los huesos!”… También me frustra reconocer que nunca había pesado tanto tampoco.

Orita leí que si tengo ansiedad, debo dejar de pensar en el futuro y si tengo tristeza, debo dejar de vivir en el pasado.

Creo que ha sentido las dos cosas. Ansiedad porque quiero ya sentirme bien y volver a ser la Karla de hace unos años (sin dolor, en mi peso saludable, más activa… cuando tengo dolor no puedo hacer yoga ni ir al gimnasio) y un poco de tristeza por las mismas razones.

Soy humana, soy mamá, siento y padezco, y sí, también me frustro…
¡AH! pero también sé de los efectos negativos del estrés así que aquí me tienen descargándome en el teclado para poder continuar con mi día.

¡Gracias por leerme, mamás! Les prometo update de mi salud tan pronto me vea el doctor.

Y mamá, ¿para cuándo?

Así que somos mamás y los niños siempre vienen primero… ¿Y qué pasa cuando las que ponemos a los niños primero NO nos cuidamos adecuadamente? ¿Cuántas veces nos hemos envuelto en este pensamiento y por desplazarnos al segundo lugar intencionalmente, terminamos en el último puesto inconscientemente?
Quizás les hice muchas preguntas en un solo párrafo, pero aquí les cuento por qué:
 
Cuando me mudé a Florida luego del huracán ya había perdido varios clientes. Gracias a Dios y a una prima de mi esposo, encontré una oportunidad de generar un ingreso adicional trabajando como sustituta de asistente de maestra en un colegio privado.
I know, mucha palabrería, ¿verdad? En resumidas cuentas, esto significa que cuando una asistente de maestra no puede ir a trabajar, me llaman y yo la cubro. No tengo un horario fijo y los días que trabajo lo hago de 8:00 a.m. a 3:00 p.m., que es perfecto ya puedo trabajar con mi primer trabajo en la tarde. 
 
El punto es que cuando apliqué para el trabajo, además de coger unos exámenes escritos, me tuve que hacer un examen físico y la doctora de paso me mandó a realizar unos laboratorios y me programó un cita para inicios de abril.
Como mamá ocupada ya sabrán lo que hice… entregué el documento necesario para poder comenzar a trabajar lo antes posible y me olvidé de mis laboratorios. Al fin y al cabo, eran de rutina y yo me sentía bien.

Seguí con mi agenda diaria pero de momento me sentía más cansada y noté unos cambios en mi cuerpo (como tener acné a mis 31 años), y justo cuando recordé la famosa cita médica a la que nunca fui, RING!!!, me llamaron de la oficina del doctor para saber si me había hecho los análisis y si iba a ir a la cita.

“¡Ah! ¡Qué alivio, me llamaron!”… Wait! ¡Ni siquiera sé dónde metí el papel de los análisis que tenía que realizarme! Pues ni modo, le dije a la señora que había extraviado el documento, que por favor me moviera la cita para de aquí a dos semanas en lo que podía ir a hacerme los análisis.

Este tiempo que le pedí lo hice siendo bien realista, pues cualquier otra persona le hubiera dicho que mañana mismo pasaba por allí para recoger la hoja de las pruebas de laboratorio y luego lo seguía directo a hacerse las pruebas, pero not me.

Así que, una semana después de la llamada, ¡aquí estoy, laboratorios done √ and all!  Y me siento bien, me siento responsable y siento que me puse en primer lugar, cosa que no hacía desde hace mucho tiempo. Tengo un poco de ansiedad ante los resultados pero eso es normal. A lo mejor es estrés, a lo mejor es algo hormonal… ¡a lo mejor es que soy mamá de dos toddlers! LOL Pero di un paso hacia adelante por mí y por mi salud, porque necesito estar bien para mis hijos y mi esposo, y eso nos pone en primer lugar a todos.

Ya les contaré.
¡Lindo día!

Amamantar y regresar a tu peso de manera saludable SÍ es posible

Sin duda, la lactancia provee grandes beneficios para el desarrollo del bebé y su relación con mamá. Dicho esto, ¿es cierto que la lactancia puede ayudarte a perder peso? La contestación a esta pregunta es . Amamantar a tu bebé llevando una alimentación balanceada te puede ayudar a alcanzar un peso saludable luego del embarazo.

shutterstock_433541998

Se estima que la lactancia aumenta la necesidad calórica de mamá en un promedio de 400-500 calorías al día. Esto debido a que el cuerpo utiliza aproximadamente 20 calorías para producir una onza de leche materna.

Durante los primeros dos meses del bebé es crucial que mamá obtenga por medio de alimentos todos los nutrientes necesarios para alcanzar una producción de leche materna adecuada y estable.

Una pérdida de peso abrupta al principio de la lactancia puede afectar la producción de leche materna. Es por esto que se recomienda que luego de los primeros dos meses de lactancia mamá consuma no menos de 1,500 a 1,800 calorías al día para alcanzar una pérdida de peso de manera saludable.

shutterstock_271722491.jpg

Entonces la pregunta clave es: ¿qué puedes hacer para promover una pérdida de peso saludable mientras amamantas a tu bebé?

Aquí comparto algunos consejitos:

  1. En las comidas principales, haz que la mitad de tu plato esté compuesto por vegetales y limita la porción de cereales/farináceos (arroz, pasta, viandas) a ¼ parte del plato.
  2. Sustituye los cereales refinados por cereales integrales y altos en fibra. Por ejemplo: en lugar del pan blanco escoge un pan integral con al menos 3 g de fibra por rebanada.
  3. Prefiere productos lácteos bajos en grasa tales como leche 1-2% baja en grasa.
  4. Utiliza métodos de cocción bajos en grasa tales como hervir, cocinar al vapor, saltear, entre otros. Limita el consumo de alimentos fritos y disminuye la cantidad de grasas/aceites utilizados para cocinar.
  5. Escoge cortes de aves, res y cerdo bajos en grasa. Por ejemplo: escoge las pechugas en lugar de las caderas de pollo.
  6. Disminuye la cantidad de azúcar, miel o sirope (“syrup”) añadida a las bebidas y comidas.
  7. Limita el consumo de dulces, galletas, donas y postres.
  8. Selecciona meriendas saludables tales como:
  •   Ensalada de fruta fresca
  •   Yogur simple bajo en grasa con fruta fresca y un poco de granola o semillas
  •   Un palito de queso bajo en grasa y una fruta fresca
  •   Una manzana mediana con 1 cucharada de mantequilla de maní
  •   Palitos de zanahoria o “baby carrots” con hummus
  •   3 tazas de palomitas de maíz (Pop Corn) sin mantequilla
  •   Barritas de avena/granola bajas en azúcar y grasa
  •   Batida de frutas preparada con leche, yogur o kéfir bajo en grasa
  1. Elige el agua como la bebida principal. Disminuye el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.
  2.  Luego de que el médico de su aprobación, haz 30 min diarios de actividad física de intensidad baja o moderada.

shutterstock_176041289

Recuerda que la clave para alcanzar y mantener un peso saludable no es pasar hambre sino consumir una variedad de alimentos de forma moderada y balanceada con el propósito de desarrollar unos hábitos de alimentación que podamos mantener a largo plazo.

Aunque la escritora de esta nota es Licenciada en Nutrición y Dietética, te recomendamos consultar con un profesional de la salud  siempre que desees hacer un cambio en tu alimentación, sobre todo si padeces alguna condición.

Sabemos que como mujer, tu apariencia es muy importante para ti. Sin embargo, la lactancia tiene grandes beneficios para tu bebé. Como ya mencionamos en este escrito, la pérdida de peso de manera  abrupta  puede tener efectos negativos en este proceso. Hay formas saludables de volver a tu peso sin tener que afectar la alimentación de tu bebé.