Blog

[Preguntas y respuestas] Seis consejos de una mamá de seis

¡Saludos mamás!  A continuación les comparto una sesión de preguntas y respuestas entre Habemus Baby y Sylvette Figueroa,  madre de seis hijos y dentista.

¡Espero que la disfruten!

“Consejos para emprender en la maternidad, de parte de una mamá de seis”

HB: ¿Cuál es su nombre y edad, y  dónde vive?

SF: Sylvette Figueroa, 57 años, vivo en Arecibo, Puerto Rico.

HB: ¿Cuál es su profesión y cuánto tiempo lleva ejerciéndola?

SF: Soy dentista hace 34 años.

HB: ¿A qué edad se convirtió en madre por primera vez? ¿En qué año fue esto?

SF: A los 26 años, en el 1985.

HB: ¿Cuántos hijos tiene? ¿De qué edades?

SF: Tengo 6 hijos de 30, 29, 27, 23, 19 y 18 años.

HB: ¿Siempre supo que quería tener esta cantidad de hijos?

SF: Decía que quería tener tres, porque era la cantidad de hijos en mi familia y creía que era un buen  número. En casa de mi esposo son 8 hermanos… ¡Yo digo que a mí se me olvidó multiplicarlos!

HB: ¿Quién fue su apoyo en la crianza de sus hijos?

SF: Primero, mi esposo el cual ha sido un tremendo padre y compañero en las buenas y en las malas, y una de mis asistentes que al día de hoy mis hijos le dicen tití. Si yo estaba atendiendo pacientes ella les daba comida, y hasta le cambiaba los pañales.

Cuando realmente necesitaba que alguien  se  quedara  con ellos, mi suegra, alguna  de mis hermanas  o cuñadas me daban la mano. Mi  mamá  estaba enferma y no se los pudo disfrutar mucho.

HB: ¿Ya había terminado sus estudios universitarios cuando tuvo a su primer hijo?

SF: Sí, de hecho ya trabajaba.

HB: ¿Cuál fue su mayor reto y su mayor satisfacción durante la crianza de sus seis hijos?

SF: Criarlos yo misma mientras trabajaba. Fue una decisión de mi esposo y mía. Empezamos a ver cómo iba con uno y finalmente los crié conmigo los seis. Yo estaba con ellos en casa el primer  mes  de nacidos  y  luego  me los llevaba conmigo a la oficina. Siempre les tuve un cuartito con play-yards y una cama desde chiquitos hasta grandes.

Mi mayor  satisfacción es que los vitodos crecer en todas sus etapasestuve con ellos en la mayoría de sus actividades y durante sus enfermedades. Además, verlos que hoy día como hombres y mujeres de bien.

HB: ¿Alguien puso en duda su potencial para ser mamá y profesional a la vez?

SF: ¡Muchas personas! Cuando tuve la segunda barriga mucha gente me preguntó si me iba  a operar, cuando iba para la tercera mucha gente me decía que estaba loca, que hoy día “con dos es más que suficiente”, cuando iba para el cuarto hijo me preguntaban si en mi casa no existía la televisión (y así sucesivamente, porque son seis)…

shutterstock_209166397
shutterstock.com

HB: Seis consejos claves para todas esas mamás que sienten que la maternidad no les permitirá  desarrollarse como profesionales y que no podrán con la carga:

1- El matrimonio y las decisiones que se toman en pareja son individuales  y si ambos quieren formar una familia con la cantidad que deseen, es decisión de ustedes.

2- Si quieren y creen que pueden criar a sus hijos de la mejor manera sin importar los contratiempos que aparezcan en el camino, como enfermedades, tener que trabajar uno de los dos solamente por un tiempo o tener que dejar de darse el gustito de una salida o viaje para estar con los hijos… En fin, si están dispuestos ambos a sacrificarse juntos, no duden en tenerlos.

3- No pienses en cuánto cuesta tener un hijo. Si fuera así, ¡uno no se daba ni un viajecito!  Mejor piensa en las bendiciones que recibes con cada uno de ellos. Cuando los tienes grandes y mira hacia atrás, realmente no sabes cómo lo hiciste en las buenas y en las malas. Solo sabes que Dios estuvo ayudándote mano a mano en cada momento, en cada situación, y con cada uno de ellos en  sus debilidades y en sus  virtudes.

4- Todos sabemos que la situación económica está mal casi a nivel mundial. Lo que no sabemos y casi no tiene explicación es que día a día aparece aunque sea lo mínimo para comer, de un lado o del otro. Y el dicho que dice que donde come uno, comen dos o más, es cierto.

5- Mientras ellos están pequeños y adolescentes no vas a tener tiempo de aburrirte ya que siempre vas a estar haciendo algo con ellos. También, las posibilidades de que estés sola en tu vejez son menores que si no tienes hijos o si tienes solo uno. Además, en su momento, tu familia pasará a ser una familia extendida cuando ellos tengan sus parejas, se casen y vengan los nietos.

6- Ser madre no es ningún impedimento, al contrario, nos hace más fuertes. Dios le dió fuerza a las mujeres para ser madres, esposas, enfermeras consejeras, y luchadoras. Uno puede estudiar lo que le gusta y criar a sus hijos a la vez, y ahora más que hay muchas cosas que uno puede lograr desde la casa.

shutterstock_266342300

Siempre que puedas hacerlo, trata de criarlos tú misma ya que tus hijos van a aprender las cosas  (buenas y malas) tuyas, no las de otra persona. Ser madre es una tarea de 24 horas con o sin trabajo, pero vale la pena. ¡No es nada que no se pueda hacer!

Más sobre Sylvette: Soy dentista en Hatillo, P.R. Mi oficina está ubicada en la Avenida Dr. Susoni 188, entre el correo y el Colegio Nuestra Señora del Carmen. Mi horario de operaciones es de lunes a jueves, de 8:00 a.m. 5:00 p.m. y viernes de 8:00 a.m. a 12:00 p.m. | Teléfono(787)820-4849

Conoce sobre tu derecho a parir acompañada

Muchas madres puertorriqueñas han tenido que enfrentar el proceso de parto, cesárea, nacimiento y recuperación aisladas de sus seres queridos y con la única compañía del personal médico.

shutterstock_216720409

La Ley Núm. 156 del 10 de agosto de 2006 conocida como la “Ley de Acompañamiento durante el Trabajo de Parto, Nacimiento y Post-Parto” al fin reconoció la necesidad de que la mujer esté acompañada durante todo el proceso de parto y de recuperación por la persona o personas que ella desee, tenga o no vínculos familiares con ella.

El acompañante puede ser cualquier persona o personas que escoja libremente la parturienta, para que la acompañe o le asista durante las diversas etapas del parto. Es decir, puede tratarse del padre del bebé, de otros familiares, de amigos, o hasta de una doula.

También la mujer tiene derecho a NO estar acompañada. Es decir, la mujer es la que tiene el derecho de decidir si quiere compañía, quién o quiénes serán sus acompañantes y quiénes no. El padre del bebé por ejemplo no tiene derecho a estar presente en la labor del parto, si la mujer no solicita su presencia.

El acompañante no tiene que estar adiestrado y con esta ley ya no se puede condicionar su presencia a haber tomado un curso de “Parto sin Temor”. Como quiera el acompañante si tiene la obligación de cumplir con las reglas de la institución hospitalaria y no puede interferir con las determinaciones de carácter médico que consideren o tomen los médicos durante el proceso.

La ley no especifica un número máximo de acompañantes. Sin embargo, en los casos de nacimiento por cesárea dice que podrá estar acompañada por “al menos una persona de su elección” y que en última instancia los médicos son quienes determinarán si permiten o no la presencia del acompañante.

shutterstock_238977736

La mayoría de los ginecólogos solamente permiten que los acompañantes entren a la sala de parto cuando ya es inminente el nacimiento y no permiten que permanezcan mientras la mujer se encuentra en la sala de recuperación.

No obstante, las madres en Puerto Rico tienen el derecho a no estar solas mientras experimentan tanto el gran dolor físico como la alegría que conlleva el nacimiento de un hijo.

La ley especifica que la madre tendrá derecho a estar acompañada en las tres fases de la culminación del proceso de gestación. Esto significa que puede estar acompañada desde que comienza el trabajo de parto (antes de estar en parto activo), durante el parto activo, durante el parto o cesárea (nacimiento) y también durante el post-parto (recuperación).

Al crear este derecho la ley reconoce que la experiencia del parto no es meramente una médica sino una familiar y social, y que la compañía es necesaria para el bienestar de la madre y de la criatura.

Por ello la penalidad para quien violente este derecho será de una multa no menor de quinientos dólares ni mayor de cinco mil dólares. La madre cuyo derecho a estar acompañada haya sido violado, podrá querellarse en la Oficina de la Procuradora de la Mujer.

Sobre la Licenciada Dorta Nieves:

dere

Sobre el derecho de la madre a lactar en público

Por la Licenciada Derenise Dorta Nieves

Las madres en ocasiones experimentamos el rechazo social y hasta recibimos insultos si lactamos a nuestros hijos en público. Nos atacan por exhibicionistas, nos cuestionan el por qué no usamos biberones, nos exigen que nos cubramos, nos piden que tengamos pudor y nos exhortan a que vayamos al baño  por el solo hecho de alimentar a nuestras crías con el mejor alimento que existe para ellos desde el principio de la humanidad.

shutterstock_433541998

Sepan que en nuestro ordenamiento jurídico se reconoce que la decisión de amamantar a nuestros hijos es una decisión de crianza y de alimentación que está protegida por nuestro derecho constitucional a la intimidad, a la dignidad y a nuestra vida privada y familiar. Es por ello que en Puerto Rico todas las madres tenemos derecho a lactar a nuestros hijos en cualquier lugar en el que tengamos derecho a estar y sin tener que taparnos, sin tener que aislarnos dentro de un baño, y que el derecho nos cobija sin importar las edades de nuestros (as) hijos.

Además sepan que nadie puede interferir con el ejercicio de este derecho y que hacerlo constituye tanto un delito como un acto demandable.

La Ley Núm. 95 del 23 de abril del 2004 conocida como la “Ley para prohibir el discrimen contra las madres que lactan a sus niños o niñas” reconoció expresamente que una madre tiene el derecho a lactar a su niño o niña en cualquier lugar público o privado que sea frecuentado por público o sirva de recreo.

Lo anterior significa que la madre puede lactar en cualquier lugar público como son las calles, las plazas, las playas pero también en cualquier lugar privado abierto al público como un aeropuerto, un centro comercial, un hotel, un parque y una iglesia.

Además hace la importante aclaración de que una madre lactando a su niño o niña en cualquier lugar, ya sea público o privado, donde la madre, de otra forma está autorizada a estar, no se entenderá como una exposición deshonesta, acto obsceno u otra acción punible.

La Ley Núm. 17 de 3 de junio de 2005 reitera que existe un derecho natural de una madre lactar a sus hijos(as). Esta legislación establece que la madre lactante podrá lactar en cualquier lugar accesible que ella estime pertinente dentro de los centros comerciales, puertos, aeropuertos y centros gubernamentales de servicio público, sin que pueda ser interrumpida o despedida del área por tal motivo.

Aún cuando exista un área designada, la ley aclara que dichas áreas son opcionales para la madre lactante, toda vez que la misma podrá lactar en lugares alternos de su preferencia o por necesidad, tales como asientos, pasillos o, inclusive, dentro de una tienda. Por tanto la designación de un área de lactar jamás podrá servir para encajonar o limitar a dicha área el lugar donde una madre pueda lactar.

Toda persona que impida o de alguna forma limite o cohíba que una mujer lacte a su niño o niña en los lugares públicos, y privados sujetos a ambas leyes, incurre en prácticas discriminatorias prohibidas por lo que incurrirá en delito menos grave. La ley además crea una causa de acción civil (demanda) por daños y perjuicios contra la persona o empresa que discrimine a la madre lactante.

Para consulta legal se puede comunicar al 787-361-8064 de lunes a viernes en horario de 9:00 am a 6:00pm o al correo electrónico licenciadadorta@gmail.com

Conoce más sobre la licenciada:

dere

Cinco pasos para convertirte en una mamá emprendedora

Si eres una mamá que desea tener tiempo de calidad, estar ahí con libertad y disfrutar de todas las etapas de crecimiento de tus pequeños, estas recomendaciones son para ti:

shutterstock_263698928
1. Haz un listado de los talentos que tienes y los que te gustaría desarrollar: La mayoría del tiempo trabajamos en piloto automático haciendo lo mismo por muchos años y creemos no saber hacer algo más.  La realidad es otra y tienes muchos dones por evolucionar.  Por ejemplo: coser pañales de tela, cocinar postres o traducir documentos.

2. Si hay algo nuevo que deseas aprender, busca vídeos en la Web y practica: Hay tareas que deseamos realizar y el Internet se ha vuelto tremenda herramienta para aprender o mejorar.  Por ejemplo: Hacer tarjetas de presentación, flyers para tu página web y subir videos en vivo.

3. Sé producto de tu producto: Recomendar tus proyectos, servicios y promocionarlos te debe salir por los poros porque te encanten y te fascinen. La gente se enamora de la experiencia que le haces sentir cuando le hablas de lo que haces, no necesariamente de lo que vendes.

4. Comienza tu negocio desde lo básico: Queremos tener una página web de lo más hermosa, conseguir muchos seguidores en nuestras redes sociales o alquilar un establecimiento cuando todavía estamos comenzando. Quizás te encuentras en la fase de diseñar y vender promocionando tu producto un cliente a la vez. ¡Pequeños pasos te llevarán a grandes triunfos!

shutterstock_162433967

5. Deja de esperar que todo esté perfecto y lánzate ya: Pasamos años pensando que nos falta, comprando y pagando por servicios que no necesitamos y en realidad estamos postergando nuestro despegue. Deja el miedo ya y ponte a trabajar.  Eso que ya estás haciendo está bien y puede mejorar con el pasar del tiempo.  Emprende sin juzgarte, vive el momento y fluye.

Las mejores ideas de negocios surgen en momentos de necesidades.  Transforma tu situación en conocimiento y comienza a trabajar para ti.  Movimiento es vida y la mente es poderosa.  ¡Creo en ti y en que lo puedes hacer!

Para herramientas de empoderamiento que te llevan al siguiente nivel por medio de Coaching PNL, te invito a seguirme en Roman Resources: www.facebook.com/romanresourcespr

Sully Román-Berríos,MBA
Neurocoach Empresarial
sully.roman@gmail.com

 

Tips para cuando tu hijo no quiere comer saludable

Como a toda mamá, me ha tocado pasar por la maravillosa etapa (not!) en la que los niños no quieren comer, o mejor dicho, no quieren comer NADA saludable. Mi hija ha sabido pedirme papitas de desayuno y tiene tremendo enganche con la leche con NesQuick de fresa.

Mi hija tiene tres años acabados de cumplir y está matriculada en un Centro Educativo Preescolar al cual llega tarde prácticamente todas las mañanas gracias a nuestra batalla por lograr que desayune bien en la casa antes de salir.

Decidí buscar varios consejos en la Web y de una vez compartirlos con ustedes. Esto fue lo que leí en el portal babycenter.com  sobre cómo lograr que tu hijo de uno a tres años coma más alimentos saludables:

Lo primero es reconocer que comer bien le da a los niños la energía que necesitan para crecer y aprender. Esto también le ayudará a mantenerse sanos, a mantener un peso saludable y establecer hábitos alimenticios sanos para toda su vida lo cual es súper importante.

Alimentación Saludable para niños

Un consejo que nos da la nota de babycenter.com es involucrar a nuestros hijos en el proceso de ir a hacer compra en el supermercado. Aunque son muy pequeños para escoger su propio menú, muy bien que les puede gustar la dinámica. Creo que ante varias alternativas de comidas saludables, podrían escoger dos o tres que les llamen la atención.

Me parece que además de llevarlos al supermercado, es una excelente alternativa llevarlos a una Plaza del Mercado donde abunden más vegetales y frutas del País que harinas, azúcares y carbohidratos. De hecho, la próxima recomendación de babycenter.com es “llevarlos al lugar de origen”. Esto significa darles un paseo por un huerto, una granja o una fábrica de queso para que entiendan de dónde vienen los alimentos que se ponen a la mesa cada día.

La página también nos recomienda, obviamente, hacer que la hora de comer sea divertida: “Pídele a tu nene que te ayude a ponerle los ingredientes a la pizza o el queso rallado a algún otro plato. Coloca palitos de zanahoria, tomatitos pequeños y rebanadas de pimiento en su plato de manera que formen una cara. Haz panqueques en la forma de sus iniciales y corta el pan tostado en forma de corazón”.

El próximo punto es muy importante para mí y sé que para muchas mamás que me leen también: Sé exigente en cuanto al consumo de jugos.

Resulta que los jugos de frutas cuentan como parte de la ingestión diaria de frutas de tu hijo, pero ten cuidado respecto a qué clase y qué cantidad de jugos le ofreces. Sírvele solamente jugo que sea 100% jugo de frutas o de frutas y verduras combinadas (estos están llenos de

nutrientes y contienen menos azúcar natural que muchos jugos de frutas). ¡A algunos niños incluso les gustan los jugos de verduras solas!

Y para culminar, otro tip que nos puede ser muy útil: Enriquece pero no engañes. Puedes añadirle verduras y cualquier alimento saludable al plato de tu niño pero no se lo escondas. Dependiendo de la edad que tenga, si se da cuenta puede sentirse traicionado y en vez de avanzar en el camino hacia una buena alimentación, estaríamos atrasándonos.

Aquí las dejo por hoy, mamás. Espero que este escrito les haya servido de algo. ¡Hasta la próxima!

-Karlaimar

Habemus Baby.

Lo que sentí como madre viendo el partido de anoche

Anoche los boricuas presenciamos un evento histórico en el deporte. Nuestra querida Mónica Puig (sí, porque ya se coló en nuestros corazones) ganó la primera medalla de oro olímpica para la Isla. Sentí de todo viendo el partido; dolor de cabeza, nervios y alegría.

Tuve la oportunidad de conocer y compartir con Mónica hace alrededor de dos años, cuando era reportera y coordinadora de redes sociales del periódico Índice. La invitamos a participar de un live chat y quedé encantada con su personalidad tan humilde y simpática.

Screen Shot 2016-08-14 at 8.19.24 PM.png

“¡Pero si Mónica es una nena!”, pensé. Me maravilló saber -en ese entonces- que siendo tan joven había alcanzado llegar tan alto en el deporte que tanto le apasiona. Y si me maravilló en ese día, lo que sentí anoche fue más grande. Sí, ¡claro que me identifico con ella! Soy joven, soy mujer, soy boricua y también sueño con llegar lejos.

Sin embargo, más allá de identificarme con ella y agrandar mis deseos de perseverancia y triunfo (¿quién no sintió más ganas de triunfar en la vida anoche?), sentí una emoción grandísima por los padres de Mónica. No los conozco, para ser sincera he leído poquísimo sobre ellos, pero soy madre.

Tengo una hija de dos años y 4 meses, y un varoncito de cinco meses. Muchas veces me quedo mirando a mi hija fijamente durante minutos y me pregunto qué será de ella en un futuro. ¿Qué querrá ser mi hija? ¿Le gustara cantar como a mamá? ¿Le gustará la percusión como a papá? ¿Le gustará el español y escribir tanto como a mí? ¿Será comerciante o bailarina? ¡Ay, Dios!

Creo que todas las madres deseamos con todas las fuerzas de nuestros corazones que nuestros hijos lleguen lejos y sean exitosos. Entonces, anoche, ahogada en emoción miré a mi esposo y le dije: “¡Tú te imaginas que nuestra hija llegue a ser como Mónica Puig!”.  Y no me refería a que juegue tenis y nos traiga la segunda medalla de oro (bueno, ¿a quién le amarga un dulce?). Me refería a ser Mónica en el aspecto personal: dedicada, humilde, enfocada, valiente y orgullosa de ser puertorriqueña. Para mí, eso es ser GRANDE.

Hoy me levanté y mientra comenzaba a redactar esta nota volví a mirar fijamente a mi hija. Entonces me di cuenta de que ella puede ser una Mónica, porque Mónica es el resultado de lo que le enseñaron con amor.

Está en mis manos, en las manos de su papá y los seres que la rodean, enseñarle que las cosas buenas llegan a través del sacrificio y la determinación. Está en nosotros enseñarle que no se vale quitarse ni apartar la vista de sus sueños, de la misma manera que debemos enseñarle que no importa cuán lejos llegue en la vida, jamás debe dejar de ser humilde pues la grandeza de un ser humano se determina a través del corazón, y que si un día el destino la obliga a emprender lejos de su Isla, siempre recuerde que es puertorriqueña.

Como padres tenemos una gran responsabilidad con nuestros hijos y esta es ayudarlos a ser personas de bien, con un propósito y metas claras en la vida. No podemos soltarlos a mitad del camino ni estar ausentes cuando alcancen el éxito. ¡Ellos son nuestro oro! ¡Ánimo!