Lo que debes saber si estás pensando trabajar desde el hogar

Les comentaba en mi página de Facebook que había tenido un día digno de una columna de desahogo de Habemus Baby  y que la misma trataría sobre el tema de trabajar desde el hogar.

Prometí que les iba a hablar en arroz y habichuelas, directo al grano y con los pros y los contra, a beneficio de todas las mamás que están pensando obtener un trabajo sin salir de la casa.

Les cuento: Mi primer trabajo fue como asistente de un departamento digital y luego trabajé en otra empresa como coordinadora de redes sociales y periodista. Mientras no tenía hijos, dejaba mi pellejo allí. Yo creo que yo me iba del trabajo y mi espíritu seguía redactando en la silla.

Aprendí mucho y mi mentalidad siempre fue esa: aunque saliera esmolía’, como dicen,  si no tenía hijos, tenía el tiempo para aprender y ganar experiencia. Total, que para ese entonces ya estaba casada y mi esposo era comerciante. Los dos vivíamos dedicados a nuestra profesión y estábamos cool con eso.

En verano de 2013 me enteré que estaba embarazada. ¡Felicidad pura porque mi hija fue deseada y planificada! Tuve un embarazo muy lindo, pero estaba cansada. Trabajé seis días a la semana y noventa horas semanales hasta mis treinta semanas de embarazo.

shutterstock_168217364

Ese mismo ritmo de trabajo fue el que hizo que al año de vida de mi hija me atreviera a renunciar y me lanzara a la hazaña empresarial. Sentía que me había perdido sus primeros 365 días de vida y ese no era mi propósito ni visión de la maternidad.

Comencé a trabajar de manera independiente manejando cuentas de redes sociales a distintas empresas (medianas y pequeñas) con deseos de tener buena publicidad pero que no tienen mucho presupuesto.

Lo hice todo superlegal, compré la marca, saqué todos los permisos, alquilé oficina, me compré el mega escritorio, gané clientes más rápido de lo que imaginé y me pompié bien brutal. Al poco tiempo ya tenía servicios subcontratados de fotografía, vídeo, diseño gráfico e imprenta, etc.

A los cuatro-cinco meses de esta aventura (sí, todo pasó muy rápido) me enteré que estaba embarazada de mi segundo bebé. Estuve llorando todo el primer mes porque tenía miedo de fracasar en mi negocio y como madre. Además, ya la cosa estaba fea en la economía local. Me dio miedo y punto. Agraciadamente, mi esposo reaccionó súperbien y eso me quitó un peso de encima. Entre los dos metimos mano, como siempre.

cropped-12274613_10153847309404432_7403398586425762547_n.jpg

Tuve el mejor embarazo del mundo. Aumenté solo 17 libras y eso me ayudó a mantenerme activa en mi trabajo hasta el final. ¡Con decirles que una de mis clientes ni se enteró que yo estaba embarazada!

El punto es que desde que nació mi segundo hijo todo ha cambiado. Lo amo, es bello, es idéntico a mamá, y sí, los nenes son de mami, pero la realidad es que tener negocio propio y ser mamá de dos es bien difícil.

shutterstock_263698928

Me he visto obligada a trabajar desde casa durante los pasados tres meses y aunque lo veo más o menos como un receso de maternidad (sin dejar de trabajar), hay cosas que no son para uno y a eso es a lo que quiero llegar.

<<A lo mejor se preguntarán por qué tanta historia de mi trabajo previo pero necesito que visualicen el estilo de vida al que estaba acostumbrada antes de comenzar a trabajar por mi cuenta y tener que pasar estos meses en casa.>>

Sí, es cierto, mi trabajo es bien digital. Realmente lo puedo hacer desde cualquier lugar que tenga internet (internet, café y silencio), pero yo estoy acostumbrada a levantarme temprano, vestirme bien, llegar a mi escritorio, producir e interactuar con otras personas.

Tuve un ritmo de vida bien acelerado desde el 2010 y me acostumbré a eso. Estos meses que he trabajado desde casa me he sentido encerrada, fea y aunque sigo trabajando igual de mucho, el hech0 de hacerlo desde mi hogar me hace sentir que no estoy siendo igual de productiva que antes.

Sé que hay muchas mamás que darían lo que fuera, LO QUE FUERA, por poder trabajar desde la casa y cuidar ellas mismas a sus hijos. A esas mamás les digo que NO es fácil o quizás yo soy muy exigente.

Tus ojos no van a dejar de ver los trastes sucios que hay en el fregadero ni la ropa que se sale del hamper. Cocinar te restará tiempo de productividad y pasarás la mayor parte del tiempo limpiándote algún buche de la ropa y cambiando pañales. ¡Ah! Y algunas personas nunca entenderán que estás trabajando, por lo que te visitarán constantemente.

shutterstock_162437141

Ahora les voy a hablar del lado positivo, porque les dije que les daría los pros y los contras de trabajar desde el hogar.

–Lo primero, mamás, es que no tendrán que madrugar tanto o tener las mañanas tan apresuradas. Si te levantaste varias veces en la noche para atender a tu bebé, puedes aprovechar y descansar.

–Podrás lactar a tiempo completo  mientras quieras.

–Te ahorrarás el tiempo de vestirte y arreglarte (aunque yo lo hago de vez en cuando).

–Hablando de ahorrar, ¡puntos extra por ahorrarte el dinero de un cuido!

–Crianza con apego

Don’t get me wrong. Yo soy bien mamá y por eso tengo sentimientos encontrados. Nada me da más tranquilidad que saber que a mis hijos los cuido yo la mayor parte del tiempo pero llegó un momento en el que tuve que aceptar que para hacer un trabajo de excelencia necesitaba, aún dentro de mi hogar, tener una reglas y una estructura a seguir.

¿Qué hice? Esto, entre otras cosas:
–Preparé un área de trabajo en la casa apartada de la cocina y el laundry.

–Hice un calendario de días en los que mami vendría a ayudarme en casa para poder trabajar sin interrupciones, de la misma manera que coordiné con mi suegra para que me ayudara con la nena.

–Me obligué a cambiar mentalmente de escenario tan pronto me sentara en el escritorio y si a pesar de mis esfuerzos, por alguna razón no puedo entrar en work-mode, ¡me visto y me peino como si fuera a salir!

–Adoptar un método comunicación efectivo con mis clientes.

Mamá,
Si te sientes capaz de sobrepasar los obstáculos y crees que no te afectará en tu desempeño trabajar desde el hogar, ¡hazlo! La recompensa es buena.

Si por otra parte sabes que no estás hecha para eso, no lo hagas y no te sientas mal por ello. ¡Todas somos diferentes y eso no te hace mala madre!

Yo estoy poniendo de mi parte para sobrevivir  con una sonrisa y babeada de amor estos meses que se van volando.

Lo importante es reconocer la bendición de tener a nuestros hijos con nosotros y esforzarnos siempre por su bienestar.

¡Abrazo solidario!

-Karlaimar.

¡Pa’ fuera la frustración, mamá!

frabzfunny_9e12836cd7ec5bf4361e19a7430613fb

Por alguna razón extraña es casi prohibido quejarse de la vida cuando tenemos hijos. ¡No, mamá! Es muy válido quejarse, porque las cosas están difíciles y tenemos personas que echar pa’ lante en un panorama gris que promete vagamente pintarse de colores en un futuro (y eso no va a suceder any time soon).

Quejarse de la vida, de las injusticias, decir que estás cansada, no es malo. De hecho, es muy bueno sacar a pasear esas emociones y dejar que desvanezcan en el viento. No hay nada mejor que desahogarse con alguien y sentir que ni somos las únicas ni estamos locas, además es saludable para uno.

shutterstock_124706830

Está fuerte ir contra la marea tratando de echar pa’lante un negocio, pagar las cuentas a tiempo, la escuela de los niños, traer comida a la mesa y tener un hogar seguro. ¡Está fuerte, fuerte! Más allá de estar fuerte -y más importante- es necesario aceptar que es normal y de gente cuerda sentirse de esta manera.

Sin embargo, hay que quejarse y luego hacer algo al respecto. La queja sola no se mueve a ninguna parte si no se acompaña de un plan de acción, empoderamiento y positivismo. Significa que dentro de todo, somos persistentes y luchadoras.

shutterstock_263698928

Y no escribo sobre esto para decir que las mujeres podemos con to’ y que quién necesita de un hombre. Yo estoy casada y en mi casa somos un equipo, pero aún siendo el super team de la vida, nos agotamos en conjunto y en individual, al igual que el resto de las personas no conformistas que queremos creer que llegaremos a ver el tesoro al final del arcoiris.

Yo me quejo porque soy de carne y hueso, y me he desahogado con mi mamá, mi esposo, mi mejor amiga, incluso con mi psicóloga. Para mí, esto significa dejar fluir por mi  propio bien y el de mis hijos. Y así, más relajada, volver a arrancar con más fuerzas.

No es sano embotellarse las emociones simplemente porque creemos que nos van a catalogar de malagradecidas o que nos van a salir con comentarios como “¡Pues, mija’, las cosas están malas, ¿para qué tuviste hijos?”.

Screen Shot 2016-08-29 at 8.34.00 AM.png

Los hijos son amados desde que están en nuestro vientre y se cargan con la ilusión de que les daremos todo, que nunca pasarán necesidad alguna. Muchas veces ponemos todo nuestro empeño y dejamos el pellejo para que todo salga bien y nos sorprenden enfermedades, cesantías de empleos y otras cosas más que están fuera de nuestro control.

Screen Shot 2016-08-29 at 8.34.28 AM.png

¿Sabes qué? ¡Quéjate! Sácate el coraje de adentro pero hazlo para vaciar ese espacio turbio y llenarlo de energía positiva. Hazle un bloqueo a todos esos comentarios que surgen para drenarte y desenfocarte, y conviértete en la supermamá y mujer poderosa que llevas dentro desde hace tiempo.

HabemusBaby.jpg

Pa’ lante. Respira profundo. We can do this!

Fotos mágicas para niños especiales

shutterstock_398163976.jpg

Este es el caso de Mildred de Jesús Díaz, una madre de 52 años que hace poco más de tres meses comenzó un hermoso proyecto llamado “Free Photos 4 Special Kids”.

Mildred es madre de cuatro niños. Uno de sus hijos tiene autismo y se convirtió en su inspiración para crear este proyecto que se dedica a regalar sesiones fotográficas a niños con necesidades especiales.

“Mi obra es algo que nace del corazón. Cuando tienes un hijo que es tu vida y que día a día vas tras él para que logre su independencia, un hijo que mucha gente te dice que vivirá pegado a ti hasta que mueras, es que te nace ese empuje, ese coraje de madre que las personas no conocen”, comentó de Jesús.

shutterstock_117773026.jpg

 

La idea de este concepto surge luego de una conversación con una amiga que le comentó sobre un proyecto similar que realizan en otro país. Y es que no se trata de una sesión de fotos como cualquier otra. Mildred transporta a los niños en tiempo y espacio hacia sus cuentos favoritos, y los convierte, a través de disfraces y técnicas de fotografía, en sus personajes favoritos.

Screen Shot 2016-09-20 at 11.19.01 AM.png
foto: CM photography

“Las fotos las hago con pasión, con esa pasión que me provoca ver a una madre tener unos minutos de alegría, que le permiten asimilar que no todo es tan malo y mientras tanto, abandona ese mundo tan cruel por uno lleno de magia. Quizá no dure mucho, pero perdura en una foto que le dará ese empuje que necesita y la ayudará a olvidar sus dolores y el de su hijo, mientras ve solo aquello que soñó”, comentó a Habemus Baby.

De Jesús confiesa que, aunque el proyecto surgió gracias a la inspiración de su hijo y su gusto hacia el famoso personaje Peter Pan, un gran factor que la ha ayudado a pulir esta obra maestra ha sido sus estudios en psicología. Según Mildred, estos le dieron las herramientas necesarias para entender todos los mundos que toca a través de su lente.

14055159_1142707212454006_7150644434715381688_n
foto: CM photography

“La fantasía de ser reinas, princesas, reyes o príncipes es mi tema preferido pero siempre está ese espíritu aventurero y esa magia que despierta en los niños y jovenes donde algunos desean ser villanos, soldados y otros personajes, y por ello no dejaré de retratarlos, solo dejo que vuele la imaginación. ¡Pronto tendré una Rizos de Oro, un Soldado de Plomo y el villano…¡será sorpresa!”, afirmó.

Gracias a distintas personas que admiran la idea de esta mujer optimista, el proyecto ha recibido ya varias donaciones de disfraces y se han retratado personajes de como cuentos el de Alicia en el país de las maravillas, Peter Pan, La sirenita, Superman y Supergirl, Mulán y Jazmine, entre otros.

14114788_1140200999371294_7221454492545537384_o.jpg
foto: CM photography

Te invito a conocer más de este hermoso proyecto y a seguir CM Photography en Facebook: facebook.com/freephoto4specialkids

Amamantar y regresar a tu peso de manera saludable SÍ es posible

Sin duda, la lactancia provee grandes beneficios para el desarrollo del bebé y su relación con mamá. Dicho esto, ¿es cierto que la lactancia puede ayudarte a perder peso? La contestación a esta pregunta es . Amamantar a tu bebé llevando una alimentación balanceada te puede ayudar a alcanzar un peso saludable luego del embarazo.

shutterstock_433541998

Se estima que la lactancia aumenta la necesidad calórica de mamá en un promedio de 400-500 calorías al día. Esto debido a que el cuerpo utiliza aproximadamente 20 calorías para producir una onza de leche materna.

Durante los primeros dos meses del bebé es crucial que mamá obtenga por medio de alimentos todos los nutrientes necesarios para alcanzar una producción de leche materna adecuada y estable.

Una pérdida de peso abrupta al principio de la lactancia puede afectar la producción de leche materna. Es por esto que se recomienda que luego de los primeros dos meses de lactancia mamá consuma no menos de 1,500 a 1,800 calorías al día para alcanzar una pérdida de peso de manera saludable.

shutterstock_271722491.jpg

Entonces la pregunta clave es: ¿qué puedes hacer para promover una pérdida de peso saludable mientras amamantas a tu bebé?

Aquí comparto algunos consejitos:

  1. En las comidas principales, haz que la mitad de tu plato esté compuesto por vegetales y limita la porción de cereales/farináceos (arroz, pasta, viandas) a ¼ parte del plato.
  2. Sustituye los cereales refinados por cereales integrales y altos en fibra. Por ejemplo: en lugar del pan blanco escoge un pan integral con al menos 3 g de fibra por rebanada.
  3. Prefiere productos lácteos bajos en grasa tales como leche 1-2% baja en grasa.
  4. Utiliza métodos de cocción bajos en grasa tales como hervir, cocinar al vapor, saltear, entre otros. Limita el consumo de alimentos fritos y disminuye la cantidad de grasas/aceites utilizados para cocinar.
  5. Escoge cortes de aves, res y cerdo bajos en grasa. Por ejemplo: escoge las pechugas en lugar de las caderas de pollo.
  6. Disminuye la cantidad de azúcar, miel o sirope (“syrup”) añadida a las bebidas y comidas.
  7. Limita el consumo de dulces, galletas, donas y postres.
  8. Selecciona meriendas saludables tales como:
  •   Ensalada de fruta fresca
  •   Yogur simple bajo en grasa con fruta fresca y un poco de granola o semillas
  •   Un palito de queso bajo en grasa y una fruta fresca
  •   Una manzana mediana con 1 cucharada de mantequilla de maní
  •   Palitos de zanahoria o “baby carrots” con hummus
  •   3 tazas de palomitas de maíz (Pop Corn) sin mantequilla
  •   Barritas de avena/granola bajas en azúcar y grasa
  •   Batida de frutas preparada con leche, yogur o kéfir bajo en grasa
  1. Elige el agua como la bebida principal. Disminuye el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.
  2.  Luego de que el médico de su aprobación, haz 30 min diarios de actividad física de intensidad baja o moderada.

shutterstock_176041289

Recuerda que la clave para alcanzar y mantener un peso saludable no es pasar hambre sino consumir una variedad de alimentos de forma moderada y balanceada con el propósito de desarrollar unos hábitos de alimentación que podamos mantener a largo plazo.

Aunque la escritora de esta nota es Licenciada en Nutrición y Dietética, te recomendamos consultar con un profesional de la salud  siempre que desees hacer un cambio en tu alimentación, sobre todo si padeces alguna condición.

Sabemos que como mujer, tu apariencia es muy importante para ti. Sin embargo, la lactancia tiene grandes beneficios para tu bebé. Como ya mencionamos en este escrito, la pérdida de peso de manera  abrupta  puede tener efectos negativos en este proceso. Hay formas saludables de volver a tu peso sin tener que afectar la alimentación de tu bebé. 

No te dejes caer, mamá.

shutterstock_316144391

Les cuento…
Con la mejor intención y el amor más grande del mundo, cuando nación mi hijo menor decidí cambiar la oficina por la casa y trabajar sin abandonar a mi bebé un solo segundo. Pensé que podría con todo… Sí, porque también peco de creerme la Mujer Maravilla.

Además de querer ser la supermamá, también batallo diariamente con querer ser la súpercomerciante y esta combinación es física y emocionalmente agotadora. Repetidas veces he tenido a los dos chicos llorando simultáneamente mientras mi teléfono suena con la llamada de algún cliente (por dar tan solo un ejemplo mínimo de las situaciones que he tenido que enfrentar trabajando desde el hogar).

shutterstock_141147445

Muchas veces me he mirado al espejo y me he preguntado quién es esa loca despeinada que me mira de vuelta. Resulta que soy yo, con mis yoga pants puestos como si en algún momento del día fuera a hacer una asana (cosa que nunca sucede). Mil veces me he sentido fea, abandonada, gorda y todas las cosas que muchas mamás sentimos cuando nos sumergimos en la maternidad, internadas en el hogar.

Entonces, hoy lloré. Lloré porque hace cinco meses no salgo a una reunión de negocios ni me visto ni me arreglo como lo hacía antes. Lloré porque tenía tantas cosas que hacer, problemas por resolver, reportes, campañas… y me cegué.

Me desahogué con mi esposo y luego me sentí mal porque lo había cargado con mi estrés y él andaba lejos. Él, mandado a hacer perfecto para mí, se ocupó de llamar a mi mamá y le pidió de favor que fuera a casa a darme una mano. Tan pronto la vi en la puerta con mi hermana, con comida y una sonrisa, me emocioné mucho y volví a llorar.

Llegaron para ayudarme. De momento hubo un silencio en la casa y pude trabajar en paz, concentrada, pude hablar con colegas y clientes por teléfono como si nada, completé campañas, contenido, comí bien…  ¡y me bañé con una calma! Ahhh…

Mi mamá me abrazó, me echó la bendición y oró por mí para que pudiera encontrar paz. También me dijo las dos cosas que toda mamá espera oír: #1. Que estaba atravesando una situación completamente normal y pronto volvería a ser como antes. #2. Que sacara cita en el salón de belleza y le avisara para venir a cuidarme a los nenes.

Recobré fuerzas y pude pensar mejor, pude organizarme, pude ver que realmente la tormenta no era tan fuerte ni tan fea. Solo que no me había desahogado con nadie hasta hoy y ya andaba cargada, con los pensamientos nublados.

Me levanté y agradecí a Dios por las personas tan hermosas que ha puesto en mi vida. Le di gracias porque nunca me ha soltado y siempre me hace más fuerte y sabia. Hoy aprendí mucho, porque de vez en cuando es necesario tocar fondo. Sí, porque una vez llegas a lo más profundo, la única opción que tienes es subir.

shutterstock_124706830

¡No te dejes caer, mamá! No te entregues tanto que te abandones a ti misma. La maternidad es sin duda la labor más difícil y la más hermosa, y si lo hacemos bien y de corazón, también será la más gratificante.

Sin embargo, seguimos siendo personas, mujeres, profesionales, amigas, esposas… Merecemos darnos cariño y complacernos de vez en cuando. ¡No te presiones, no te castigues y suelta un poco la carga! ¡Todo estará bien!

We can do this!

-HabemusBaby.

De la pasión al éxito con la llegada de la maternidad

shutterstock_458257285

Sin embargo, quienes hemos sentido el golpe fuerte de motivación que llega con la maternidad sabemos que reinventarse no solo es posible sino que es una oportunidad de crecimiento excelente.

La fotógrafa Karoline Mena, de 36 años y residente de Barceloneta, es muestra de que una mujer no deja de emprender con la llegada de un bebé. Al contrario, esta #MamitaPoderosa decidió llevar su pasión por la fotografía a otro nivel tras el nacimiento de su hija.

“Trabajaba con mi esposo en su negocio que para entonces era servicio de catering y chef privado. En pleno proceso de montar el restaurante en el que íbamos a trabajar los dos es que me entero que estoy embarazada. Ayudé en la medida que pude pero cuando nació Amelie era más difícil cumplir con el horario y el tiempo que me era requerido”, comentó Karoline.

10544346_10209045484640998_5201236776203071769_n

Hoy día,Karoline es fotógrafa profesional y propietaria de Karoline Mena Photography. Se destaca por capturar imágenes familiares, bajo la luz natural y dentro de un paisaje que se ha convertido en el favorito de muchos.

Su pasión por crecer y llevar su talento al próximo nivel la han hecho testigo de los momentos más felices e íntimos de muchas personas. Para su satisfacción, en una gran cantidad de hogares en Puerto Rico atesoran su trabajo como un hermoso recuerdo.

11411998_409715289208199_1700304827448971948_o

“Mi amor por la fotografía comenzó hace diez años como un pasatiempo. Retrataba paisajes y aves mientras hacía bird watching en mi tiempo libre. Cuando nació mi hija y empecé a retratarla a ella, descubrí mi amor por retratar niños. ¡Siempre digo que ella es mi musa y la que me inspiró a lanzarme como fotografa de niños!”, afirmó a Habemus Baby.

10295016_456559994523728_5087251016304628676_o

He aquí un ejemplo más de que la maternidad no debe verse ni mucho menos convertirse en un obstáculo para nosotras. No hay razón para que esto suceda si a diario nos proponemos  ver esta etapa con una motivación para lograr ser lo que siempre soñamos.

12778712_477868795726181_4345302128306059392_o

 

[Un consejo para las mamás, de parte de Karoline]

“Somos mamás las 24 horas del día, los siete días de la semana. Trabajamos dentro y fuera del hogar. Nosotras las mujeres podemos con eso y más. Perseguir nuestros sueños, reinventarnos, superarnos… Enseñarles (a nuestros hijos) que aunque no es fácil, siempre damos lo mejor de nosotras y que no nos rendimos. Ese es el mejor ejemplo que les podemos dar”.

12783824_481058902073837_5942818672241754989_o

 “Esa carcajada, ese brillo en los ojitos, esa mirada fija …ese instante es mágico porque una foto es, literalmente, la captura de un instante en el tiempo” -Karoline Mena.

¡Conoce más sobre el trabajo de Karoline! Puedes encontrarla en <<Facebook >> y en <<Instagram>>.

Si quieres seguir conociendo a más #MamitasPoderosas para motivarte con sus historias de éxito, ¡mantente conectada a mi blog y mi página de Facebook!

HabemusBaby

[Preguntas y respuestas] Seis consejos de una mamá de seis

¡Saludos mamás!  A continuación les comparto una sesión de preguntas y respuestas entre Habemus Baby y Sylvette Figueroa,  madre de seis hijos y dentista.

¡Espero que la disfruten!

“Consejos para emprender en la maternidad, de parte de una mamá de seis”

HB: ¿Cuál es su nombre y edad, y  dónde vive?

SF: Sylvette Figueroa, 57 años, vivo en Arecibo, Puerto Rico.

HB: ¿Cuál es su profesión y cuánto tiempo lleva ejerciéndola?

SF: Soy dentista hace 34 años.

HB: ¿A qué edad se convirtió en madre por primera vez? ¿En qué año fue esto?

SF: A los 26 años, en el 1985.

HB: ¿Cuántos hijos tiene? ¿De qué edades?

SF: Tengo 6 hijos de 30, 29, 27, 23, 19 y 18 años.

HB: ¿Siempre supo que quería tener esta cantidad de hijos?

SF: Decía que quería tener tres, porque era la cantidad de hijos en mi familia y creía que era un buen  número. En casa de mi esposo son 8 hermanos… ¡Yo digo que a mí se me olvidó multiplicarlos!

HB: ¿Quién fue su apoyo en la crianza de sus hijos?

SF: Primero, mi esposo el cual ha sido un tremendo padre y compañero en las buenas y en las malas, y una de mis asistentes que al día de hoy mis hijos le dicen tití. Si yo estaba atendiendo pacientes ella les daba comida, y hasta le cambiaba los pañales.

Cuando realmente necesitaba que alguien  se  quedara  con ellos, mi suegra, alguna  de mis hermanas  o cuñadas me daban la mano. Mi  mamá  estaba enferma y no se los pudo disfrutar mucho.

HB: ¿Ya había terminado sus estudios universitarios cuando tuvo a su primer hijo?

SF: Sí, de hecho ya trabajaba.

HB: ¿Cuál fue su mayor reto y su mayor satisfacción durante la crianza de sus seis hijos?

SF: Criarlos yo misma mientras trabajaba. Fue una decisión de mi esposo y mía. Empezamos a ver cómo iba con uno y finalmente los crié conmigo los seis. Yo estaba con ellos en casa el primer  mes  de nacidos  y  luego  me los llevaba conmigo a la oficina. Siempre les tuve un cuartito con play-yards y una cama desde chiquitos hasta grandes.

Mi mayor  satisfacción es que los vitodos crecer en todas sus etapasestuve con ellos en la mayoría de sus actividades y durante sus enfermedades. Además, verlos que hoy día como hombres y mujeres de bien.

HB: ¿Alguien puso en duda su potencial para ser mamá y profesional a la vez?

SF: ¡Muchas personas! Cuando tuve la segunda barriga mucha gente me preguntó si me iba  a operar, cuando iba para la tercera mucha gente me decía que estaba loca, que hoy día “con dos es más que suficiente”, cuando iba para el cuarto hijo me preguntaban si en mi casa no existía la televisión (y así sucesivamente, porque son seis)…

shutterstock_209166397
shutterstock.com

HB: Seis consejos claves para todas esas mamás que sienten que la maternidad no les permitirá  desarrollarse como profesionales y que no podrán con la carga:

1- El matrimonio y las decisiones que se toman en pareja son individuales  y si ambos quieren formar una familia con la cantidad que deseen, es decisión de ustedes.

2- Si quieren y creen que pueden criar a sus hijos de la mejor manera sin importar los contratiempos que aparezcan en el camino, como enfermedades, tener que trabajar uno de los dos solamente por un tiempo o tener que dejar de darse el gustito de una salida o viaje para estar con los hijos… En fin, si están dispuestos ambos a sacrificarse juntos, no duden en tenerlos.

3- No pienses en cuánto cuesta tener un hijo. Si fuera así, ¡uno no se daba ni un viajecito!  Mejor piensa en las bendiciones que recibes con cada uno de ellos. Cuando los tienes grandes y mira hacia atrás, realmente no sabes cómo lo hiciste en las buenas y en las malas. Solo sabes que Dios estuvo ayudándote mano a mano en cada momento, en cada situación, y con cada uno de ellos en  sus debilidades y en sus  virtudes.

4- Todos sabemos que la situación económica está mal casi a nivel mundial. Lo que no sabemos y casi no tiene explicación es que día a día aparece aunque sea lo mínimo para comer, de un lado o del otro. Y el dicho que dice que donde come uno, comen dos o más, es cierto.

5- Mientras ellos están pequeños y adolescentes no vas a tener tiempo de aburrirte ya que siempre vas a estar haciendo algo con ellos. También, las posibilidades de que estés sola en tu vejez son menores que si no tienes hijos o si tienes solo uno. Además, en su momento, tu familia pasará a ser una familia extendida cuando ellos tengan sus parejas, se casen y vengan los nietos.

6- Ser madre no es ningún impedimento, al contrario, nos hace más fuertes. Dios le dió fuerza a las mujeres para ser madres, esposas, enfermeras consejeras, y luchadoras. Uno puede estudiar lo que le gusta y criar a sus hijos a la vez, y ahora más que hay muchas cosas que uno puede lograr desde la casa.

shutterstock_266342300

Siempre que puedas hacerlo, trata de criarlos tú misma ya que tus hijos van a aprender las cosas  (buenas y malas) tuyas, no las de otra persona. Ser madre es una tarea de 24 horas con o sin trabajo, pero vale la pena. ¡No es nada que no se pueda hacer!

Más sobre Sylvette: Soy dentista en Hatillo, P.R. Mi oficina está ubicada en la Avenida Dr. Susoni 188, entre el correo y el Colegio Nuestra Señora del Carmen. Mi horario de operaciones es de lunes a jueves, de 8:00 a.m. 5:00 p.m. y viernes de 8:00 a.m. a 12:00 p.m. | Teléfono(787)820-4849

Conoce sobre tu derecho a parir acompañada

Muchas madres puertorriqueñas han tenido que enfrentar el proceso de parto, cesárea, nacimiento y recuperación aisladas de sus seres queridos y con la única compañía del personal médico.

shutterstock_216720409

La Ley Núm. 156 del 10 de agosto de 2006 conocida como la “Ley de Acompañamiento durante el Trabajo de Parto, Nacimiento y Post-Parto” al fin reconoció la necesidad de que la mujer esté acompañada durante todo el proceso de parto y de recuperación por la persona o personas que ella desee, tenga o no vínculos familiares con ella.

El acompañante puede ser cualquier persona o personas que escoja libremente la parturienta, para que la acompañe o le asista durante las diversas etapas del parto. Es decir, puede tratarse del padre del bebé, de otros familiares, de amigos, o hasta de una doula.

También la mujer tiene derecho a NO estar acompañada. Es decir, la mujer es la que tiene el derecho de decidir si quiere compañía, quién o quiénes serán sus acompañantes y quiénes no. El padre del bebé por ejemplo no tiene derecho a estar presente en la labor del parto, si la mujer no solicita su presencia.

El acompañante no tiene que estar adiestrado y con esta ley ya no se puede condicionar su presencia a haber tomado un curso de “Parto sin Temor”. Como quiera el acompañante si tiene la obligación de cumplir con las reglas de la institución hospitalaria y no puede interferir con las determinaciones de carácter médico que consideren o tomen los médicos durante el proceso.

La ley no especifica un número máximo de acompañantes. Sin embargo, en los casos de nacimiento por cesárea dice que podrá estar acompañada por “al menos una persona de su elección” y que en última instancia los médicos son quienes determinarán si permiten o no la presencia del acompañante.

shutterstock_238977736

La mayoría de los ginecólogos solamente permiten que los acompañantes entren a la sala de parto cuando ya es inminente el nacimiento y no permiten que permanezcan mientras la mujer se encuentra en la sala de recuperación.

No obstante, las madres en Puerto Rico tienen el derecho a no estar solas mientras experimentan tanto el gran dolor físico como la alegría que conlleva el nacimiento de un hijo.

La ley especifica que la madre tendrá derecho a estar acompañada en las tres fases de la culminación del proceso de gestación. Esto significa que puede estar acompañada desde que comienza el trabajo de parto (antes de estar en parto activo), durante el parto activo, durante el parto o cesárea (nacimiento) y también durante el post-parto (recuperación).

Al crear este derecho la ley reconoce que la experiencia del parto no es meramente una médica sino una familiar y social, y que la compañía es necesaria para el bienestar de la madre y de la criatura.

Por ello la penalidad para quien violente este derecho será de una multa no menor de quinientos dólares ni mayor de cinco mil dólares. La madre cuyo derecho a estar acompañada haya sido violado, podrá querellarse en la Oficina de la Procuradora de la Mujer.

Sobre la Licenciada Dorta Nieves:

dere

Sobre el derecho de la madre a lactar en público

Por la Licenciada Derenise Dorta Nieves

Las madres en ocasiones experimentamos el rechazo social y hasta recibimos insultos si lactamos a nuestros hijos en público. Nos atacan por exhibicionistas, nos cuestionan el por qué no usamos biberones, nos exigen que nos cubramos, nos piden que tengamos pudor y nos exhortan a que vayamos al baño  por el solo hecho de alimentar a nuestras crías con el mejor alimento que existe para ellos desde el principio de la humanidad.

shutterstock_433541998

Sepan que en nuestro ordenamiento jurídico se reconoce que la decisión de amamantar a nuestros hijos es una decisión de crianza y de alimentación que está protegida por nuestro derecho constitucional a la intimidad, a la dignidad y a nuestra vida privada y familiar. Es por ello que en Puerto Rico todas las madres tenemos derecho a lactar a nuestros hijos en cualquier lugar en el que tengamos derecho a estar y sin tener que taparnos, sin tener que aislarnos dentro de un baño, y que el derecho nos cobija sin importar las edades de nuestros (as) hijos.

Además sepan que nadie puede interferir con el ejercicio de este derecho y que hacerlo constituye tanto un delito como un acto demandable.

La Ley Núm. 95 del 23 de abril del 2004 conocida como la “Ley para prohibir el discrimen contra las madres que lactan a sus niños o niñas” reconoció expresamente que una madre tiene el derecho a lactar a su niño o niña en cualquier lugar público o privado que sea frecuentado por público o sirva de recreo.

Lo anterior significa que la madre puede lactar en cualquier lugar público como son las calles, las plazas, las playas pero también en cualquier lugar privado abierto al público como un aeropuerto, un centro comercial, un hotel, un parque y una iglesia.

Además hace la importante aclaración de que una madre lactando a su niño o niña en cualquier lugar, ya sea público o privado, donde la madre, de otra forma está autorizada a estar, no se entenderá como una exposición deshonesta, acto obsceno u otra acción punible.

La Ley Núm. 17 de 3 de junio de 2005 reitera que existe un derecho natural de una madre lactar a sus hijos(as). Esta legislación establece que la madre lactante podrá lactar en cualquier lugar accesible que ella estime pertinente dentro de los centros comerciales, puertos, aeropuertos y centros gubernamentales de servicio público, sin que pueda ser interrumpida o despedida del área por tal motivo.

Aún cuando exista un área designada, la ley aclara que dichas áreas son opcionales para la madre lactante, toda vez que la misma podrá lactar en lugares alternos de su preferencia o por necesidad, tales como asientos, pasillos o, inclusive, dentro de una tienda. Por tanto la designación de un área de lactar jamás podrá servir para encajonar o limitar a dicha área el lugar donde una madre pueda lactar.

Toda persona que impida o de alguna forma limite o cohíba que una mujer lacte a su niño o niña en los lugares públicos, y privados sujetos a ambas leyes, incurre en prácticas discriminatorias prohibidas por lo que incurrirá en delito menos grave. La ley además crea una causa de acción civil (demanda) por daños y perjuicios contra la persona o empresa que discrimine a la madre lactante.

Para consulta legal se puede comunicar al 787-361-8064 de lunes a viernes en horario de 9:00 am a 6:00pm o al correo electrónico licenciadadorta@gmail.com

Conoce más sobre la licenciada:

dere

Cinco pasos para convertirte en una mamá emprendedora

Si eres una mamá que desea tener tiempo de calidad, estar ahí con libertad y disfrutar de todas las etapas de crecimiento de tus pequeños, estas recomendaciones son para ti:

shutterstock_263698928
1. Haz un listado de los talentos que tienes y los que te gustaría desarrollar: La mayoría del tiempo trabajamos en piloto automático haciendo lo mismo por muchos años y creemos no saber hacer algo más.  La realidad es otra y tienes muchos dones por evolucionar.  Por ejemplo: coser pañales de tela, cocinar postres o traducir documentos.

2. Si hay algo nuevo que deseas aprender, busca vídeos en la Web y practica: Hay tareas que deseamos realizar y el Internet se ha vuelto tremenda herramienta para aprender o mejorar.  Por ejemplo: Hacer tarjetas de presentación, flyers para tu página web y subir videos en vivo.

3. Sé producto de tu producto: Recomendar tus proyectos, servicios y promocionarlos te debe salir por los poros porque te encanten y te fascinen. La gente se enamora de la experiencia que le haces sentir cuando le hablas de lo que haces, no necesariamente de lo que vendes.

4. Comienza tu negocio desde lo básico: Queremos tener una página web de lo más hermosa, conseguir muchos seguidores en nuestras redes sociales o alquilar un establecimiento cuando todavía estamos comenzando. Quizás te encuentras en la fase de diseñar y vender promocionando tu producto un cliente a la vez. ¡Pequeños pasos te llevarán a grandes triunfos!

shutterstock_162433967

5. Deja de esperar que todo esté perfecto y lánzate ya: Pasamos años pensando que nos falta, comprando y pagando por servicios que no necesitamos y en realidad estamos postergando nuestro despegue. Deja el miedo ya y ponte a trabajar.  Eso que ya estás haciendo está bien y puede mejorar con el pasar del tiempo.  Emprende sin juzgarte, vive el momento y fluye.

Las mejores ideas de negocios surgen en momentos de necesidades.  Transforma tu situación en conocimiento y comienza a trabajar para ti.  Movimiento es vida y la mente es poderosa.  ¡Creo en ti y en que lo puedes hacer!

Para herramientas de empoderamiento que te llevan al siguiente nivel por medio de Coaching PNL, te invito a seguirme en Roman Resources: www.facebook.com/romanresourcespr

Sully Román-Berríos,MBA
Neurocoach Empresarial
sully.roman@gmail.com