Asanas para tu embarazo

columna escrita el 5 de enero de 2016

 Karla Aimar comparte su segunda experiencia practicando yoga prenatal.

El martes tuve la oportunidad de asistir a mi segunda clase de yoga prenatal con la instructora Mara Saldaña, ¡y pasé un rato maravilloso!

Comenzamos con los ejercicios que ya conocemos (los que les mostré en la primera columna). Esto me ayudó a ir calentando el cuerpo, estirarme (especialmente el área de la pelvis y caderas) y soltar tensión.

¡Luego fue que vino lo bueno! Por primera vez realizamos varias asanas que dejaron sentir sus efectos al otro día en mis brazos y piernas. Yo las había intentado en casa por mi cuenta pero cuando tenemos un instructor que nos corrige y realmente nos pone en postura, es diferente. ¡Les comparto algunas a continuación!

Comencemos por la silla o utkatasana: esta postura te ayuda a fortalecer el área de las caderas y a tonificar los músculos de las piernas mientras estiras la zona del pecho y los hombros.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.20.29 PM.png

Para lograrla debes separar los pies, doblar rodillas y posicionarte como si literalmente te fueras a sentar en una silla. Mientras haces esto debes mantener tu espalda derecha y estirar tus brazos. Puedes hacerla igual que en la foto o con los brazos hacia arriba. Quédate ahí unos segundos, baja los brazos y enderézate. Repite varias veces.

Esta próxima asana (el árbol) lo primero que hará es demostrarte cuánto balance tienes. No te preocupes, ¡yo tambaleé varias veces! Sus beneficios incluyen fortalecimiento de piernas, caderas y zona pélvica además de mejorar el balance y la estabilidad de tu cuerpo. Puedes colocar el pie como aparece en la foto o subirlo al muslo pero intenta no dejar el talón sobre la rodilla. Respira unos segundos en esta postura y cambia de pierna.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.21.18 PM.png

Si buscas realizar una asana que de verdad se sienta, que “te pique” como uno dice, te presento el Guerrero II. A simple vista parece inofensiva, pero veinte segundos en esta postura y varias repeticiones te harán cambiar de opinión.

Sus beneficios incluyen el fortalecimiento de piernas y tobillos, estiramiento de pecho y hombros, alivia molestias de carpal tunnel, nervio ciático y los dolores de espalda tan comunes en el segundo y tercer trimestre del embarazo. Intenta quedarte en esta postura lo más que puedas y luego cambia al otro lado.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.22.08 PM.png

Una asana que puedes utilizar para descansar, respirar, estirar la zona pélvica, brazos y espalda es la tan conocida “Child’s pose”. Arrodíllate y siéntate sobre tus talones. Luego, con las piernas separadas deslízate hacia el suelo y con los brazos puedes ir estirándote hasta donde puedas.

Las mamás en su primer trimestre podrán bajar más. Si estás en tu segundo o tercer trimestre llega hasta donde tu barriga te lo permita. No ejerzas presión sobre ella. Inhala y exhala por la nariz lenta y profundamente hasta que te sientas aliviada.

Screen Shot 2016-01-05 at 7.22.19 PM.png

Recuerda: Si estás embarazada y te animas a realizar estos ejercicios, consulta con tu médico previamente. Si te da luz verde, ¡felicidades! El yoga es maravilloso para el embarazo. Como podrás haber notado, la mayoría de las asanas se enfocan en fortalecer esas zonas del cuerpo que juegan un papel principal en el momento del parto.

Para empaparte más de estas posturas y animarte a hacer tu propia rutina, te invitamos a seguirnos en instagram: @HabemusBaby y @MaraSaldana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *